«Llevamos muchos años denunciando el mal estado de la carretera y el intenso tráfico»

Los trabajadores de Pesalur, acompañados de vecinos de Usansolo, se concentraron frente a la carretera, a la altura del hospital. / BORJA AGUDO
Los trabajadores de Pesalur, acompañados de vecinos de Usansolo, se concentraron frente a la carretera, a la altura del hospital. / BORJA AGUDO

Trabajadores de Pesalur y vecinos de Usansolo reclaman una solución a la siniestralidad de la N-240 tras el accidente en el que fallecieron dos chóferes el día 1

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

Dos conductores de 41 y 31 años fallecieron el 1 de febrero en la N-240 en una curva peligrosa cercana al hospital de Galdakao tras una brutal colisión entre un camión articulado y un 'bizkaibus'. Ayer, los trabajadores de Pesalur, compañeros del chófer del autobús, se concentraron en el barrio de Labea, frente al centro sanitario, para recordarlo y denunciar el estado de esta transitada vía. «Llevamos muchos años denunciando el mal estado de la carretera y la cantidad de vehículos que pasan a diario por aquí», aseguró en la concentración Jon Elorduy, presidente del comité de empresa de Pesalur. «En toda la nacional se registran habitualmente muchos accidentes porque se juntan la alta presencia de camiones, la alta velocidad y ahora la obras que se desarrollan», detalló.

Ellos conviven a diario con esta vía. Y es que, apuntó Elorduy, cada 15 minutos circula por el lugar del siniestro un autobús de línea, «tanto de ida como de vuelta», por lo que piden «explicaciones» a la Diputación, «que es la responsable de carreteras». En opinión del representante de los trabajadores, una solución podría ser «conseguir desviar la gran cantidad de tráfico que discurre por aquí construyendo una variante que evite el tráfico por los diferentes tramos urbanos».

Otra alternativa sería «abrir la autopista» sin que sea «de pago». «Todos entendemos que la autopista está más que pagada y la carretera nacional, con la accidentabilidad y el tráfico que soporta, hoy en día no tiene ningún sentido», subrayó. Elorduy destacó además que el punto de N-240 en el que fallecieron estas dos personas refleja una «elevadísima» siniestralidad «que no es casual» y que revela «algún tipo de problema» que se debe solventar.

Aprovechó además para recordar que el año pasado un joven perdió la vida «en la misma curva» y con anterioridad «un hombre que trabajaba diariamente en Usansolo». «Algo tiene ese tramo, porque no puede ser que, por norma, haya muertes cada cierto tiempo», advirtió. A la protesta, que reunió a un centenar de personas, también se acercaron miembros de la plataforma Usansolo Herria, las asociaciones vecinales de Labea y Gorosibai y Luis Ángel Sánchez de Lachina, concejal de Galdakao Orain.

Situación de «peligro»

Desde UH censuraron que «con estas obras no se ha adelantado nada y han empeorado todavía más la situación de los vecinos de la zona. Está claro que lo único que han hecho es facilitar el acceso y salida de los que vayan al hospital o salgan de él». Txaro Fernández, desde la asociación vecinal de Gorosibai, opinó que «una de las soluciones para que el tráfico de vehículos pesados no utilicen la nacional sería dejar gratis le entrada de camiones a la autopista».

Mari Ángeles Barañano, también vecina de la zona, lamentó que «desde hace cuatro años llevamos denunciando tanto ante la Diputación como ante Tráfico del Gobierno vasco la gran cantidad de vehículos que circulan y la situación de peligro en la que nos encontramos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos