Julen Díez, con el Mundial entre ceja y ceja

Díez entrena los siete días de la semana para luchar por sus sueños./MIKEL TABOADA
Díez entrena los siete días de la semana para luchar por sus sueños. / MIKEL TABOADA

Tras lograr el billete el pasado mayo en Barcelona disfrutará de esta experiencia por primera vez. El triatleta de Galdakao realizará un medio ironman en Estados Unidos el próximo 10 de septiembre

ÓSCAR G. MANCERAS

Cuando Galdakao estalle de alegría celebrando sus fiestas patronales, uno de sus vecinos estará a 7.000 kilómetros a punto de cumplir uno de sus sueños: participar en un Mundial de Triatlón. Con su actuación en Barcelona el pasado mayo, Julen Díez ha conseguido el billete para competir el próximo 10 de septiembre en Chattanooga (Tennessee, Estados Unidos). «Mi objetivo principal es disfrutar de la experiencia, pero lo estoy preparando a conciencia y me gustaría intentar luchar por el Top 10 o, si tengo el día, entre los cinco primeros de mi grupo de edad», señala.

Díez participará en la denominada categoría 70.3, es decir, medio ironman. Sus distancias son de 1,9 km. de natación, 90 km. de ciclismo y 21,1 km. de atletismo. La suma son 113 kilómetros, aproximadamente 70.3 millas, de ahí su nombre. «Tras haber hecho varios triatlones de media distancia decidí debutar en mi primer 70.3 y quedé segundo de mi grupo de edad - entre 18 y 24 años - y el 24º absoluto en una prueba de nivel como la de Barcelona, algo indispensable a principio de temporada», admite. El Ironman 70.3 culmina cada año con un Campeonato del Mundo, participando los atletas que hayan obtenido el pase en las pruebas clasificatorias, lo que Díez logró en la citada carrera de Barcelona.

Ahora ya sólo queda mirar hacia delante y preparar minuciosamente la cita americana. «Teniendo en cuenta que la zona donde compito tiende a ser calurosa y húmeda en las fechas de la competición, mi entrenador y yo estamos trabajando en hacer entrenos a horas cuando el calor aprieta», explica.

«Entreno de lunes a domingo una media de 20 horas, y suelo descansar un día cada tres semanas» El ritmo

De momento «no está yendo mal», sostiene el galdakaotarra, ya que se ha enfrentado a estas condiciones en las tres últimas carreras en las que ha tomado parte, en La Rioja, Vitoria y Roma. «Las temperaturas han sido altas y he funcionado muy bien», se congratula. El pasado domingo participó en la primera edición del Challenge de Roma, finalizando «en una gran décima posición». Anteriormente, el 9 de julio, estuvo en el Half de Vitoria, donde acabó duodécimo. Después se desplazó a Italia para entrenar junto a profesionales de la bicicleta como Federico Canuti o Fabio Tomassini.

Circuito

Ahora toca preparar la última parte de la temporada, donde todo gira en torno al mundial estadounidense. En el calendario deportico la próxima cita será el 19 de agosto en el Half de Buelna (Cantabria), en lo que servirá como un buen test para calibrarse. Para entonces espera conocer a fondo el circuito con el que se va a encontrar, sobre el cual ya ha investigado. «Lo poco que he podido ver en la página web, será un circuito exigente de bicicleta, lo cual me gusta mucho y se me da bien, la natación es una vuelta en el río y la carrera a pie son varias vueltas por el entorno de Chattanooga, sin nada que destacar», desgrana.

Seguir disfrutando de este deporte «años». Su meta es «competir y hasta ganar el Mundial de Hawai» el objetivo

Díez piensa que tiene «un nivel similar en las tres disciplinas», aunque se ve más fuerte sobre la bicicleta. «Me siento cómodo y con confianza», subraya. En el lado contrario cree que su talón de Aquiles se encuentra en la natación, aunque agradece la ayuda del Galdakao Igeriketa Taldea, con quienes entrena. «Sin duda lo que más me cuesta entrenar es la carrera a pie, me hago bastante el remolón», ríe. Nadie lo diría contemplando su calendario de entrenamientos.

«Normalmente entreno de lunes a domingo una media semanal de 20 horas, y suelo descansar un día cada tres semanas», detalla. Díez es un habitual del polideportivo de Urreta y de la pista de atletismo de Elexalde. «Para la bici Euskadi se me queda pequeña», bromea. Un esfuerzo que compagina con el máster de alto rendimiento que estudia y entrenando a otros ciclistas o atletas.

Muchas horas de trabajo para conseguir sus deseos. Le gustaría poder seguir disfrutando de este deporte «muchos años», pero es ambicioso, y su meta se sitúa «en el Mundial de Hawai y, por qué no, ganarlo». Para ello se fija en grandes de esta disciplina como el gallego Iván Raña. «Su forma de entender el triatlón le hace especial», sostiene. Aunque no duda en quedarse con el alemán Jan Frodeno. «Es con el que más me identifico, por su estilo de vida, su simpatía, su sencillez; además de ser campeón del mundo y olímpico», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos