Las infantiles del Kukullaga Etxebarri se proclaman campeonas de España

Las etxebarritarras disputaron el campeonato en el grupo «más difícil». / E.C.
Las etxebarritarras disputaron el campeonato en el grupo «más difícil». / E.C.

Las mandarinas ganan el primer título nacional para el club en una cita en la que sabían que eran «un equipo con posibilidades»

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS ETXEBARRI.

Eran más de las doce de la noche de ayer lunes y el autobús de las ganadoras llegaba a Etxebarri. «¡Somos campeonas de España!», gritaban las protagonistas. Aún había fuerzas para seguir celebrando el título que les acredita como el mejor equipo de balonmano infantil femenino de todo el país. «Si ser campeón de Bizkaia tiene mérito, imagínate después serlo de Euskadi, pasar un primer sector nacional y esto. Ha sido increíble, estamos muy contentos de haberlo conseguido», subraya Manuel Núñez. Y, con aroma de bilbainada, el entrenador sostiene que «no ha sido una gran sorpresa, sabíamos que éramos uno de los equipos con posibilidades». Desde luego, es llamativo ver en un mismo palmarés al todopoderoso Barça y a un club de colegio como el Kukullaga, pero ambos son esta temporada los flamantes campeones en infantil masculino y femenino, respectivamente.

Las mandarinas, como llaman en el Kukullaga a este equipo, supieron adaptarse a las condiciones que rodean a un campeonato de este calibre. En su caso compitieron en Manzanares, Ciudad Real. «El primer día las niñas estaban muy asustadas, con mucha tensión y nervios, y según pasaron los días lo han llevado mejor», relata Núñez. En la final por el título se impusieron al conjunto anfitrión por 19-11 en un partido que manejaron a su antojo. «Suena prepotente, pero la final fue lo más fácil, conocíamos al rival y pudimos jugar a nuestro ritmo, con calma», precisa el técnico.

Era consciente de que lo más complicado se lo iban a encontrar en la fase de grupos, que se disputó desde el miércoles y hasta el viernes, puesto que fueron encuadrados con otros campeones de comunidades autónomas. «Nos jugamos el campeonato en la primera fase, porque nuestro grupo era más difícil», piensa Núñez. En el debut se impusieron a Agustinos Alicante (26-22) y el segundo día vencieron a Manzanares (27-20), con quienes se enfrentarían de nuevo.

Trabajar con «humildad»

El viernes, ante BM Gijón, fue la verdadera piedra de toque, y se solventó 25-23. «Fue una final anticipada para mí, nos jugamos el pase a semifinales y fue el partido con mayor tensión, en el que estuvimos por debajo en el marcador, pero conseguimos remontar», celebra. Tras eliminar el sábado a Pozuelo en la semifinal (26-21), el domingo llegaría la gloria. Una andadura que ha sido seguida de forma muy atenta por la localidad etxebarritarra, que ha contado con decenas de aficionados pegados a la gran pantalla en el bar Fredy siguiendo el evento como si se tratara del Mundial. «Hoy he ido al gimnasio y me ha felicitado gente que no conocía pero que nos había visto por la tele. Creo que es un pueblo que vive mucho el balonmano, y para nosotros ver los vídeos de la afición era un subidón», confiesa.

Juntos han conseguido algo histórico para la entidad, pero continúan con los pies en el suelo. «Todo esto para el club es un sueño, pero tenemos muy claro lo que somos, de dónde venimos y a dónde vamos, por lo que seguiremos trabajando con la misma humildad de siempre», destaca la junta directiva del Kukullaga. Ahora es el momento de celebrarlo y de recibir felicitaciones, como la del concejal de Deportes de la localidad castellano-manchega. «Felicitaros por el magnífico campeonato que habéis realizado, pero sobre todo por los buenos valores que transmiten vuestras chicas y por la nobleza, educación y trato afable de la afición que se ha desplazado a Manzanares», enfatiza Pablo Camacho. Y así Etxebarri ya tiene, por primera vez en su historia, un equipo campeón de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos