Hosteleros denuncian que las obras de la plaza Roja les llevan a «la ruina»

Las familias han buscado otras zonas para que jueguen los niños. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Las familias han buscado otras zonas para que jueguen los niños. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Los trabajos para construir una haurreskola y cubrir un parque infantil en Galdakao han provocado una «bajada de la recaudación del 30%»

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

«Situación ruinosa». Así definen los propietarios de los bares ubicados en la plaza Lehendakari Aguirre de Galdakao el día a día desde que el Ayuntamiento iniciara dos obras de calado de forma casi simultánea. En este espacio, en el corazón del municipio, la Administración local está cubriendo unos juegos infantiles y construyendo una haurreskola, trabajos que inhabilitan el centro de la plaza Roja. Según los cálculos de los hosteleros, cada día pierden «100 euros», y alertan de que su recaudación «ha bajado al menos un 30%» desde que se inició en julio el tajo del parque para niños -el del centro educativo arrancó en septiembre-, que además acumula retrasos.

De acuerdo al plazo de ejecución establecido en los pliegos, deberían haber terminado «el 30 de octubre», aunque el parque infantil sigue cerrado. «Nos tememos que no estará finalizada para este año, por lo que los trabajos que iban a durar cuatro meses van a llegar a los seis. Si esto sigue así, me estoy planteando cerrar el bar», lamenta Mikel, responsable del V-BAT.

En la misma línea, José Gálvez, dueño del Ibiltoki, afirma que «la situación es insostenible para nosotros, una ruina». Revela, de hecho, que «yo hya he rescindido el contrato a un camarero». Y no ha sido el único que ha mermado su plantilla. Otro establecimiento, puntualiza, ha reducido «la jornada» de su trabajadora. En opinión de los afectados, el hecho de que el parque infantil esté cerrado lleva a las familias a otros puntos de la localidad en los que los niños sí pueden jugar. Además, con la construcción de la haurreskola, buena parte de la zona central de la plaza también está inservible.

Sanción a la empresa

El equipo de gobierno lamenta el perjuicio, pero insiste en que las obras responden al «interés general». «Los hosteleros que trabajan en el entorno de la campa Muguru han multiplicado sus ingresos como resultado de esas obras, al recibir más clientela. El efecto de unas obras perjudica en su desarrollo a unos y beneficia a otros», apuntan portavoces municipales.

Pero el temor de los hosteleros es que, precisamente, esos clientes que ahora se han ido a Muguru «no vuelvan». «Las obras de la cubierta han pillado todo el verano, y nos dijeron que para los 'Santacruces' -las fiestas patronales, que se celebraron del 8 al 17 de septiembre- iban a abrir por lo menos el parque, aunque fuera sin la cubierta, y no fue así. Hemos perdido el verano y las fiestas», denuncian. En ese sentido, afirman que «en agosto, por ejemplo, las obras estuvieron todo el mes paradas». Y ahora lo han estado también «desde el 1 de noviembre». La semana pasada, en todo caso, los operarios comenzaron «a trabajar con los paneles de cristal de la cubierta». El Ejecutivo local reconoce que el proyecto va con retraso porque no llegaba la cubierta, por lo que avanzan que impondrán «una sanción» a la empresa adjudicataria de los trabajos por la demora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos