Los gestores del hotel-balneario de Orduña prevén abrir el 23 de marzo

Una de las habitaciones del hotel que publicita la página web. / O. P.
Una de las habitaciones del hotel que publicita la página web. / O. P.

Ese es el día a partir del que se pueden hacer reservas en la página web de las instalaciones, aunque la empresa está pendiente de las licencias

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

El hotel-balneario de cuatro estrellas de Orduña está casi a punto para volver a abrir sus puertas tras más tres años cerrado. La intención de los gestores, los mismos que están al frente de las instalaciones de Areatza, es que los primeros clientes puedan entrar a partir del 23 de marzo. Los responsables precisan que «todavía no sabemos exactamente qué día lo inauguraremos», aunque es a partir de esa fecha cuando están comenzando a admitir reservas. «Estamos con el papeleo habitual, con el tema de licencias», detallan.

La dirección asegura que «las obras de rehabilitación van a muy buen ritmo y esto no será ningún impedimento para abrir las instalaciones con todas las garantías». Estos trabajos se centran en renovar las 39 habitaciones y el recinto en general, aunque con especial énfasis en las cocinas, que quedaron en muy malas condiciones tras la marcha de los anteriores inquilinos.

39
habitaciones tendrán las instalaciones, que abren planteando agresivas ofertas.

La web del recinto también adelanta los precios. Para el fin de semana de su apertura, dos noches en la doble más modesta costarían 190 euros, 238 si se incluye el desayuno para dos personas. Equipadas todas ellas con bañeras de hidromasaje, Orduña Plaza también está lanzando las primeras ofertas, que incluyen una noche, circuito termal y desayunó bufet por 66 euros. Con 800 metros cuadrados de aguas mineromedicinales del manantial de La Muera, el spa dispone de bañeras de hidromasaje, piscina dinámica con chorros subacuáticos, hidroterapia, sauna, baño turco, baño de vapor, cuellos de cisne, peelings y envolturas, además de un centro de bienestar.

28 empleos

De cara a la reapertura de las instalaciones, sus responsables lanzaron a través de Lanbide una oferta de trabajo de 28 puestos. 303 personas cumplimentaron la solicitud para optar a alguno de esos empleos, que van desde recepcionistas hasta terapeutas del balneario pasando por camareros, cocineros... En la selección, la empresa, tras alcanzar a ese compromiso con el Ayuntamiento, propietario del histórico edificio de La Aduana, levantado por el rey Carlos III en el siglo XVIII, priorizará a los trabajadores de la zona.

Lo que por el momento no han querido hacer público ni la firma ni la Administración local es el acuerdo económico al que han llegado, aunque sí ha trascendido que los tres primeros años los gestores no abonarán el canon de alquiler.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos