«Antes había gente que dejaba meses el coche en el parking y ahora lo puede usar todo el mundo»

Usuarios del parking se disponen a retirar el tique. / LEIRE PÉREZ
Usuarios del parking se disponen a retirar el tique. / LEIRE PÉREZ

Vecinos de Ariz, usuarios del ambulatorio y comerciantes se muestran satisfechos con el aparcamiento de rotación de Basauri

LEIRE PÉREZ BASAURI.

La imagen del parking público de la trasera del ambulatorio de Ariz, en Basauri, ha cambiado desde que el Ayuntamiento pusiera en marcha el lunes de la semana pasada el primer aparcamiento rotatorio de la localidad. La falta de plazas en la zona y la fotografía de coches y furgonetas estacionados durante largo tiempo ha dado paso a una estampa en la que se divisan huecos vacíos y en la que los conductores hacen cola frente a la máquina que regula el aparcamiento. Es necesario sacar un tique que permite dejar el coche de forma gratuita durante un máximo de dos horas.

Una vez se agota el período, los propietarios de los vehículos deben abandonar el lugar –o serán sancionados– y, en el caso de querer volver aparcar, regresar al menos dos horas después.

La iniciativa está siendo muy aplaudida en los últimos días por los vecinos, tanto los residentes como los que van al ambulatorio o a los comercios cercanos. Los habitantes de esta zona celebran que se ha terminado con la «aglomeración de furgonetas». «Está muy bien. Antes había gente que dejaba semanas e incluso meses los vehículos y ahora lo puede usar todo el mundo. Era un desastre, no se podía aparcar nunca», señalaba ayer Vicente Navarro, quien recordaba que «en Galdakao también hay» dos parkings de rotación.

«Estaba todo el día lleno», corroboraba María Pérez, que aparcaba allí por primera vez desde el cambio para hacer unas compras. «Venimos del médico de Santa Marina y vamos al supermercado. La verdad es que está muy bien», apuntaba. Su ubicación, a escasos metros del centro de salud, posibilita a muchos pacientes poder estacionar para ir a la consulta, algo que antes era imposible. «Tiene especialidades, entonces viene mucha gente de otros pueblos. Yo soy de Basauri, pero hoy he tenido que venir a un recado, a pedir cita, y he podido parar aquí unos minutos», señalaba satisfecha Bego Segurola.

Zona de carga y descarga

Ayudar al comercio de la zona es uno de los objetivos de la medida, y en los siete primeros días comienza a dar resultados. «La gente rota, ya se está notando, y he incrementado las ventas. Me viene bien porque, al existir más sitio, vienen y me compran», reconocía Agustín Carrasco, propietario de una frutería en las inmediaciones.

Aprovecha, en todo caso, para solicitar al Ayuntamiento que establezca en el interior del parking «una zona de carga y descarga amplia» para el sector. «Personalmente me viene mal, porque antes aparcaba allí para descargar mercancía, pero reconozco que está muy bien hecho», comentaba el regente de una charcutería. «Todavía no sé si se incrementarán las ventas, pero el que aparca tiene dos horas para poder hacer cosas, y antes había gente que me decía que les atendiera corriendo porque habían aparcado mal», rememoraba.

Zona de carga y descarga

Ayudar al comercio de la zona es uno de los objetivos de la medida, y en los siete primeros días comienza a dar resultados. «La gente rota, ya se está notando, y he incrementado las ventas. Me viene bien porque, al existir más sitio, vienen y me compran», reconocía Agustín Carrasco, propietario de una frutería de las inmediaciones.

Aprovecha, en todo caso, para solicitar al Ayuntamiento que establezca en el interior del parking «una zona de carga y descarga amplia» para el sector. «Personalmente me viene mal, porque antes aparcaba allí para descargar mercancía, pero reconozco que está muy bien hecho», comentaba el regente de una charcutería. «Todavía no sé si se incrementarán las ventas, pero el que aparca tiene dos horas para poder hacer cosas, y antes había gente que me decía que les atendiera corriendo porque habían aparcado mal», rememoraba.

Fotos

Vídeos