Galdakao invertirá en «otros usos sociales» los bienes que un vecino donó para construir una residencia

Imagen de archivo del barrio en el que estaba previsto construir la residencia. /  E. C.
Imagen de archivo del barrio en el que estaba previsto construir la residencia. / E. C.

Vecinos y oposición piden que la Diputación ejecute el centro de mayores de Olabarrieta para el que Esteban Loroño legó su millonario patrimonio

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

Hace 12 años, el galdakaotarra Esteban Loroño Oleaga dejó todo su patrimonio al Ayuntamiento para que se construyera una residencia de ancianos en su localidad, pero sus deseos no se materializarán con su legado. Sus bienes incluían un vehículo antiguo y varias propiedades inmobiliarias, entre ellas un piso, que por aquel entonces se tasaron en 600.000 euros en su conjunto. Como la Diputación iba a ser la institución encargada de levantar la residencia de ancianos con parte del patrimonio de Loroño – construir un equipamiento de estas características cuesta varios millones– y ésta seguía sin materializarse, el Consistorio comenzó a estudiar otro destino para la millonaria herencia. Las necesidades han variado con la entrada en vigor de la nueva Cartera de Servicios Sociales, y el equipo de gobierno confirmó en el último pleno que «la dedicaremos a desarrollar otras infraestructuras». Un asunto que ya han comentado con los albaceas y que encaja con los términos de la herencia, según apuntaron. Iñigo Bilbao, concejal de Hacienda del Consistorio, apuntó también «que no se ha dado cumplimiento el deseo de Loroño para construir con su dinero una residencia en Galdakao». La decisión ha indignado a la oposición y a los vecinos, que piden que el Ayuntamiento y la Diputación cumplan lo pactado. EH Bildu y Orain mostraron un gran malestar.

Canchas

«Queremos saber por qué no se ha cumplido el convenio firmado con Diputación en 2008 para levantar una residencia pública», clamó la coalición abertzale. El gabinete provincial también hizo suyo el compromiso de habilitar una zona deportiva en Olabarrieta –solicitada desde hace años por los vecinos– que tampoco se ha levantado, así que la asociación de residentes de Olabarrieta se pregunta «qué pasa con esta infraestructura muy necesaria en el barrio y también con las canchas de baloncesto que dijeron desde el gobierno municipal se iban a hacer allí. Ahora solo tenemos un pedazo de terreno sin ningún servicio construido», se quejaron.

Lo cierto es que el terreno en el que se asentaría la residencia volverá a manos municipales, ya que la Diputación descarta, de momento, ejecutar el equipamiento. El Consistorio recibió la herencia en 2006 y un año más tarde, aprobó firmar un convenio con la entidad foral para la construcción del centro para las personas mayores, pero hasta el 19 de septiembre del año siguiente, en 2008, no lo formalizó.

En el texto se establecía la cesión de una parcela de 7.800 metros cuadrados situada en Olabarrieta a la institución foral. Ésta, a su vez, se comprometía a construir la residencia en un plazo máximo de cinco años que finalizó en septiembre de 2013. Ambas instituciones acordaron prorrogarlo otros cuatro años, y en septiembre volvió a vencer el periodo sin que la Administración provincial haya movido ficha. Aunque no lo hará a medio plazo, la Diputación tampoco descarta recuperar, en el futuro, este proyecto en el que iba a invertir unos 8 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos