Galdakao, entregado a la fiesta

Las cuadrillas se enfundaron sus mejores trajes./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Las cuadrillas se enfundaron sus mejores trajes. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Un multitudinario txupinazo a cargo de Miren de Regil y Alfonso Postigo abrió ayer unos 'Santacruces' con diez días de jolgorio

ASIER ANDUEZAGALDAKAO

La calle Juan Bautista Uriarte de Galdakao se transformó ayer en una suerte de pasarela en la que las cuadrillas mostraron sus mejores galas. La subida hasta la Casa Consistorial calentó el ambiente para el inicio oficial de los ‘Santacruces’. Ancianos, elfos y la guardia romana desfilaron por esta arteria, con elaborados trajes y con mucha alegría. Hasta 41 grupos comenzaron así el campeonato de cuadrillas, por lo que era importante ponerse de punta en blanco. «Además de la subida puntúan diferentes pruebas a lo largo de todas las fiestas», explicaban los integrantes de Txamcrown, que se esforzaron fabricando un «bar diabólico».

Los miembros de Zizpa, emulando a Astérix y Obélix, aseguraban mientras se sacaban las fotos de rigor que «queremos empezar por todo lo alto las fiestas».

La música de la banda local Da Capo, con cerca de cuarenta intérpretes comandados por Ane Legarreta, llevaba el ritmo del desfile. Aunque no estaban solos, ya que varias fanfarrias ayudaban a caldear la espera. Pero dos deportistas, la atleta Miren de Regil y el corredor de ciclismo adaptado Alfonso Postigo, consiguieron hacer el silencio. Elegidos pregonera y txupinero por los propios vecinos, tenían entre sus manos una gran responsabilidad, la de dar el pistoletazo a unas fiestas muy ansiadas por todos. Es el motivo que esgrimió De Regil, precisamente, para no extenderse «demasiado» en la lectura de su texto, aunque sí aprovechó la ocasión para hacer un llamamiento a los galdakaotarras para que «disfruten de las innumerables» actividades, como lo hace ella con el deporte. «Deportista y mujer era hasta hace poco, para muchos, una combinación imposible», indicó. Pero quiso dejar claro que «somos fuertes, poderosas, y deportistas».

Además, la joven también apostó por «recordar que Galdakao no va a tolerar ninguna agresión sexista, que no siempre es no, porque estas fiestas son para disfrutarlas». Tras el pregón, en el que también mostró su solidaridad con los refugiados, Postigo prendió la mecha del txupin, y el silencio dio paso a la algarabía en las calles. Pero el espíritu festivo ya se respiraba mucho antes dentro del propio Ayuntamiento, donde fueron recibidos los protagonistas. El alcalde, Ibon Uribe, destacaba que «Miren y Alfonso rompen mitos físicos y también en cuanto a género, son un buen ejemplo de superación». La edil de Cultura, Ainhoa Agirregoikoa, por su parte, deseaba a galdakaoarras y visitantes que «vivan, convivan y disfruten estos días». Precisamente, y para que todo el mundo pueda acercarse, Euskotren ofrecerá hoy un servicio especial de trenes nocturnos en el tramo Matiko-Traña. La empresa reforzará las frecuencias en ambas direcciones. Además habrá un gautxori los sábados de madrugada para ir a los barrios alejados del centro, a los pueblos de Arratia y a Amorebieta.

Fotos

Vídeos