Galdakao aprueba el contrato de basuras con polémica por la anulación de la anterior adjudicación

La bancada de EH Bildu fue la más crítica. / A. A.
La bancada de EH Bildu fue la más crítica. / A. A.

EH Bildu recriminó que por no hacerse «bien» los pliegos el Ayuntamiento «va a perder 200.000 euros en cuatro años»

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El Ayuntamiento de Galdakao aprobó ayer en el pleno, con los votos favorables del equipo de gobierno (PNV y PSE) y la abstención del resto de partidos, el nuevo contrato de recogida y transporte de papel y cartón y de residuos sólidos urbanos. La Administración local ya adjudicó a la unión temporal de empresas formada por FCC, G.M.S.E y VTR el servicio en julio, pero Cespa, que quedó segunda en el proceso, recurrió la decisión ante el Órgano de Administrativo de Recursos Contractuales (OARC), dependiente del Gobierno vasco. La entidad anuló el contrato y dio la razón a la firma, que será la que prestará el servicio durante los próximos cuatro años y que cada ejercicio contará con una cuantía de 630.000 euros para retirar la basura.

De acuerdo al OARC, la oferta ganadora debió «ser excluida» de la licitación al no cumplir «los ratios de contenedores por habitantes». Cespa, de hecho, alegaba que debía haber un depósito por cada 380 vecinos. El Consistorio, que presentó alegaciones, ha tenido que asumir la resolución y otorgar el contrato a la recurrente -el OARC apuntaba que debía adjudicarse a la segunda clasificada-. La situación, en todo caso, podría volver a cambiar, ya que la UTE ha recurrido la decisión del organismo ante la justicia ordinaria. Y el equipo de gobierno anunció ayer que se sumarán al recurso contencioso-administrativo, ya que consideran que el ratio es «correcto» porque «hay soterrados un gran número de contenedores», por lo que la cifra de depósitos «sí cumpliría» los estándares para los que no están integrados en la recogida neumática de basuras.

Desde EH Bildu censuraron que «no se han hecho bien los pliegos y, por no especificar que también hay contenedores soterrados y que no era necesario cumplir el ratio, Galdakao va a perder 200.000 euros en cuatro años», la diferencia entre el presupuesto que planteaban la UTE y Cespa.

Puerta a puerta

Respecto al contrato, la adjudicataria llevará a cabo también otros servicios que ascienden a 161.000 euros y que incluyen un novedoso sistema informático por el que se instalará un sensor personalizado en cada uno de los 800 contenedores que hay el municipio.

El objetivo que se persigue con este plan, anunciado cuando se adjudicó el servicio hace unos meses, es «obtener información en tiempo real sobre hábitos de uso que ayuden a mejorar el servicio». El nuevo sistema costará casi 129.000 euros y «permitirá disponer de todos los datos que ofrezca esa informatización como los hábitos de depósito correspondientes a horas, días y núcleos que depositan residuos, por ejemplo». Asimismo, se implantará una experiencia piloto de puerta a puerta para la materia orgánica destinada a compostaje, que ascenderá a 32.500 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos