De fiesta con los Reyes Magos en Ugao

El arranque de las fiestas contó con un aurresku de honor.
El arranque de las fiestas contó con un aurresku de honor. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La asociación que organiza la Cabalgata prendió ayer la mecha de las celebraciones en honor a la Virgen de Udiarraga

ASIER ANDUEZA UGAO-MIRABALLES.

Las calles de Ugao-Miraballes estaban ayer prestas para recibir a la fiesta. Y la llegada de las celebraciones en honor a la Virgen de Udiarraga no defraudó. Centenares de personas se congregaron en la plaza del Ayuntamiento para, atentos, disfrutar de un txupinazo que inició un programa que se prolongará hasta el lunes. Los más pequeños de la villa fueron los primeros protagonistas. 38 niños nacidos durante el último año quienes, en un acto en el Consistorio, se colgaron por primera vez el pañuelo de las jaiak.

Tras ese preludio, la bajada de cuadrillas animó la espera hasta la inauguración oficial de los festejos, que corrió a cargo de Ugaoko Izarra, colectivo que, hace una década, recuperó la celebración de la Epifanía y la Cabalgata de Reyes. Las encargadas de hacer los honores en nombre de la asociación fueron unas inquietas Izaskun Zarate y Marijose Becerra, en quienes recayó la responsabilidad de leer el pregón. «Estamos nerviosas e ilusionadas a la vez por ser las pregoneras y ser nosotras hoy las protagonistas de las miradas de nuestro pueblo, como hacemos cada año al iluminar las de los niños y niñas», confesaron poco antes de salir al balcón. El discurso tenía que ser corto, para no aburrir, pero directo. «Recordamos que 'No es no' y esperamos que no se produzcan agresiones sexuales en estas fiestas», reivindicaron.

Aprovecharon además el momento para «agradecer a toda la gente que nos ayuda y apoya en la organización de la Cabalgata», un evento que reúne cada 5 de enero a más de un centenar de voluntarios.

Protesta de las txosnas

Después del pregón, el alcalde, Ekaitz Mentxaka, prendió el txupin que dio inicio al jolgorio. El primer edil, en todo caso, no quiso perder la oportunidad de señalar que espera que «sean unas fiestas que transcurran desde el respeto, la convivencia, la diversión y la alegría, pero donde no se admita ninguna actitud racista, xenófoba, homófoba o sexista».

Los cabezudos y la fanfarria Gazteleku tomaron el testigo con el primer pasacalles de los festejos. Todo ello acompañado de la protesta del colectivo de txosnas, que finalmente no instalará las casetas este año después de tener discrepancias con la Administración local sobre la ubicación. Las agrupaciones querían colocarse en el parque verde, pero el Ayuntamiento rechazaba esa opción «por la proximidad a las viviendas». Una treintena de personas portaron pañuelos de color verde para mostrar su apoyo a habilitar las txosnas en el citado parque. Pese a no abrir, el Txosnagunea ha preparado un programa de actividades para los próximos días.

Una vez completada la primera jornada, los ugaotarras tendrán desde hoy decenas de propuestas que incluyen teatro, parques infantiles, gastronomía y, cómo no, música, con las actuaciones de Hesian, Skaiketan, Kebasque, Osterabe y Enkore, entre otras bandas.

Fotos

Vídeos