La feria de San Isidro reúne en Zeanuri al mejor ganado montesino

Hubo elaboración de quesos en directo./MIREYA LÓPEZ
Hubo elaboración de quesos en directo. / MIREYA LÓPEZ

250 cabezas se dieron cita en un evento en el que hubo mercado de baserri y artesanía y concurso de esquileo entre otros actos

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS ZEANURI.

Zeanuri cumplió ayer con su tradicional feria de agricultura, ganadería y artesanía, donde los baserritarras salen a la plaza en el día de San Isidro Labrador. Volvieron a ser protagonistas un total de 24 puestos de diferentes productos alimentarios, así como una docena de carácter artesano. «Nos movemos en las mismas cifras que otros años, con gente que tiene que quedarse fuera porque no hay sitio en la plaza», explicó Eider Ajuriagerra, concejala de Cultura. Y, paralelamente, hubo otras actividades como un concurso de esquileo de ovejas, la producción de queso en directo o la opción para los niños de trabajar con la cerámica. La edil se mostró satisfecha por la afluencia. «Para ser martes hay bastante gente; además hemos tenido un invierno súper malo, y menos mal que el tiempo ha ayudado y se nota que hay ambiente», describió.

Algunos asistentes recordaron «los insufribles 30 grados del año pasado». «Hace muy buena temperatura para dar una vuelta, tomar algo y comprar alguna cosilla», señaló Inaxio, que acudió junto a su mujer. Esta pareja y el resto de asistentes tuvieron la oportunidad de acercarse a la exposición de ganado montesino, eje central del evento, con unas 250 cabezas de bovino y caballar, destacando la presencia de vacuno con muestras de las razas limousin, pirenaica y mestiza del Gorbea. Uno de los presentes fue Igor Ajuriagerra, de la ganadería local Emilia Arana. «Este tipo de ferias, más que para el ganadero sirven para el pueblo, para darle vidilla, y para dar a conocer que aún se mantiene la actividad ganadera», precisó.

Famoso pan

Cada vez son menos los arratianos dedicados a este sector de forma exclusiva. «Quedan ya muy pocos; la mayoría se mantienen por amor al arte y al medio ambiente», opina. «En cuanto a lo económico, cada vez menos, esto es por romanticismo hacia la ganadería», sostiene. Este zeanuriztarra cree que, más allá de las ventas, el sector tiene un importante papel medioambiental. «Uno de los problemas de que cada vez haya menos productores es el cada vez menor aprovechamiento de los montes del pueblo, y eso acarrea además un aumento del riesgo de incendio», precisa. «Los animales son los jardineros del monte, y su desaparición hace peligrar nuestro Parque Natural del Gorbea porque la zona se hace intransitable», avisa.

Además del espacio dedicado a la ganadería, los asistentes también pudieron visitar los distintos puestos de venta de alimentos como queso, pan casero, miel y txakoli, además de la artesanía. Antes de las 14.30 horas tuvo que cerrar su stand Iñaki Uranga, pero por una razón muy positiva. «A la una me he quedado sin género», relató este panadero de Mañaria.

«Arrasar, pero increíble, habré traído unos 200 panes y he vendido todo. Y ojo, hay que vender eh, que es una feria pequeña, pero para lo que es muy, muy bien», afirmó el satisfecho productor. «Vengo todos los año; la gente ya me conoce y yo vengo muy a gusto. Incluso una pareja ha venido a por mi pan, les he dicho que no me quedaba y que había otros puestos y han decidido irse sin nada», aseguró orgulloso.

Temas

Zeanuri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos