Fallece un hombre de 65 años en Galdakao por un golpe en la cabeza tras resbalar en la nieve

Lugar donde ha fallecido un hombre en Galdakao. /EC
Lugar donde ha fallecido un hombre en Galdakao. / EC

Alejandro Rodríguez, de 65 años, había sido taxista en la parada local y se había jubilado

JAVIER MUÑOZ

El infortunio se cebó ayer sobre un vecino de Galdakao que falleció, sobre las 8.30 de la mañana, al resbalar en la nieve en el centro del municipio y golpearse en la cabeza. Alejandro Rodríguez, de 65 años, un taxista jubilado, residente en el barrio de Olabarri, se fue al suelo en una pequeña bajada al lado de la urbanización de Zabalgane, a escasos metros del Ayuntamiento y del edificio de la Policía Municipal. Dos testigos dijeron que patinó, cayó hacia atrás y quedó inconsciente.

Esas dos personas lo auxiliaron y lo colocaron de lado al darse cuenta de que había vomitado. Enseguida unos policías municipales trataron de reanimarlo sin conseguirlo. El cadáver permaneció cubierto con una sábana, junto a un vehículo funerario y dos ertzainas, hasta pasadas las 11.00 horas, en que apareció la comitiva judicial y ordenó el levantamiento del cadáver.

En esos momentos, al otro lado de la calle, decenas de niños que no tenían colegio jugaban con la nieve ajenos a la tragedia. Algunos menores se dieron cuenta de lo que había ocurrido y no daban crédito, pero la gran mayoría se divertía con trineos o a bolazos sin reparar que había un cuerpo tendido en la acera. Los adultos preguntaban de quién podía tratarse, ya que sólo se habían dado a conocer las iniciales y su edad. En esos momentos la gente se preguntaba si había muerto al golpearse o se había caído a raíz de una indisposición.

Alejandro Rodríguez residía en el barrio de Olabarri, alejado del centro de Galdakao y situado enfrente del polígono industrial de Bekea. Estaba separado y tenía un hijo y una hija. Se había prejubilado el año pasado tras haber trabajado durante unos ocho años en la parada de taxis de Galdakao. Era conductor de profesión y antes de ejercer de taxista había conducido camiones y autobuses escolares. Al quedarse sin empleo compró una licencia de taxi y la explotó con un ‘Opel’ hasta que decidió ponerla en venta para retirarse.

Zona transitada

Al parecer, había tenido la salud algo delicada. Algunos compañeros lo recordaron ayer como una buena persona. Una vecina que se acercó a la parada de taxi a mediodía no pudo ocultar su pena cuando le confirmaron que el fallecido era Alex, como llamaban al fallecido.

Cualquier otro día, el lugar donde resbaló Alejandro Rodríguez hubiera sido muy transitado por peatones y vehículos. Cientos de escolares y padres cruzan esa calle a diario, poco antes de la 9.00, para ir las escuelas de Gandasegui, frente al Ayuntamiento. Sin embargo, a primera hora ayer no había prácticamente nadie a causa de la nevada, que encerró a la gente en sus casas cuando comprobaron que las carreteras estaban colapsadas.

Temporal de nieve en Euskadi

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos