Una exposición vuelve a Orduña a los años ochenta

Arrizabalaga se muestra emocionado po rexponer en Orduña. / A. A.
Arrizabalaga se muestra emocionado po rexponer en Orduña. / A. A.

El polifacético Iñigo Arrizabalaga presenta en la Alhóndiga hasta el domingo recuerdos de aquella época a través de 'FOMIC'

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

Los ochenta no han muerto. Incluso han resurgido en la forma de vestir o en la música. En Orduña lo saben y, por eso, hasta este domingo se puede disfrutar de la exposición 'FOMIC' de Iñigo Arrizabalaga en la Alhóndiga. «Es una muestra que recoge mi trayectoria artística y creativa desde la adolescencia hasta el día de hoy», explica el artista. Y lo hace con un punto de emoción: «Me despedí de la Kultur Etxea de Orduña en julio de 2016, tuve el privilegio de ser la última exposición de la sala. Desgraciadamente, también me dio un infarto durante la misma y no pude llevar a cabo todas las actividades que tenía previstas. Por ello, exponer ahora en la Alhóndiga no sólo es una especie de revancha, sino también la posibilidad de abrir mi obra y mi música a más público».

La muestra es una mezcla de música, cultura y cómics recopilados por este orduñés nacido en Bilbao, pero que reside hace 20 en la ciudad y que es el sobrino del que fuera el cantante del mítico grupo ochentero Rufus, Jorge Iturmendi, fallecido en agosto. Incluye una veintena de «fómics», composiciones audiovisuales con música en directo, el inconfundible sonido del vinilo, Rufus, Sobrino Sobrado y una selección de grupos mexicanos, junto a una pequeña tebeoteka y dos guiones.

Una parte de 'FOMIC' se centra en medio centenar de tablas de 'chapacumen', rellenas de aglomerado de 1 centímetro de grosor y de 60 x 50 centímetros de superficie, con imágenes recopiladas de revistas del corazón, actualidad y deportes de finales de los ochenta y principios de los noventa. «Estas viejas fotografías las recorto con tijera y las voy pegando, creando con ellas obras que expongo», explica Arrizabalaga.

«En Ceuta me dediqué a ser el pinchadiscos de muchas fiestas privadas», admite

También hay otra zona en la que se recopila parte de la carrera musical de este polifacético artista, que ha firmó singles y LP entre 1977 y 1979. «En Ceuta, a finales de los años 70, me dedique a ser el pinchadiscos de muchas fiestas privadas», admite Arrizabalaga, quien expone todos estos tesoros sonoros que ofrecía al público.

Un concierto

«La exposición cuenta también con un escenario de pequeñas dimensiones, pero que me permite pinchar música y compartirlo con diferentes músicos», puntualiza. El que también fuera miembro de la banda Sobrino Sobrado e impulsor de varios intercambios con México a través de la banda Compadres muertos, cerrará su visita a Orduña este domingo con un concierto en directo. Será de las 12.00 a las 14.00 horas y le acompañarán Titi Calvo a la batería y Javier Pena 'Toro al bajo. Luego, viajará con la muestra a Amurrio y Llodio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos