El euskera y la música se alían con la discapacidad en Galdakao

Los alumnos interpretaron las canciones 'Olentzero' y 'Qué bella melodía'. / MIREYA LÓPEZ
Los alumnos interpretaron las canciones 'Olentzero' y 'Qué bella melodía'. / MIREYA LÓPEZ

El aula especial de la escuela Máximo Moreno celebró ayer con un concierto el día de la lengua vasca y el de la diversidad funcional

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El teatro galdakaotarra de Torrezabal sonaba ayer por la tarde a inclusión. El alumnado del aula de música adaptada, junto con sus compañeros de la escuela municipal Máximo Moreno, se sumaron a las actividades programadas con motivo de la celebración del Día Mundial de la Discapacidad, que tiene lugar el 3 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional del Euskera. Maitader Lertxundi, la responsable de coordinar esta iniciativa, detalló que «tocan junto con otros alumnos de la escuela dos obras: 'Olentzero' y 'Qué bella melodía', ambas con arreglos que han se han hecho en la escuela para la ocasión».

Los alumnos con alguna deficiencia utilizaron instrumentos de percusión como claves, panderos y cajas chinas, y estuvieron, igual que el resto de músicos, dirigidos por Belén Madariaga. El numeroso público colgó el cartel de no hay entradas en un teatro con un aforo de 400 personas porque la ocasión lo merecía. Antes, alumnos y asistentes salieron en una kalejira y, después, los centros de Secundaria participaron en un concurso de play-back.

30 alumnos

Desde el área de Euskera, Asier Bidart explicó que «llevamos muchos años colaborando juntos. La clave es hacer camino juntos y de la mano». Este programa, el de la música adaptada, es pionero en Euskadi. Puesto en marcha en 2004, ha recibido reconocimientos como el otorgado en su día por el Gobierno vasco como mejor proyecto de innovación pedagógica. «Consiste, por un lado, en adecuar la metodología a las necesidades del alumnado y, por otro, en la realización de actividades inclusivas a nivel de centro. Todo ello con la firme voluntad de dar respuesta a la diversidad existente», detalló Lertxundi.

En estos momentos cuenta con 30 personas, con edades comprendidas entre los 7 y los 56 años. «La valoración obtenida, tanto por parte de las familias como por los centros educativos y asociaciones implicadas, sigue siendo muy positiva. Ese aspecto, así como la demanda existente, es lo que ha propiciado que desde el Ayuntamiento se continúe impulsando esta iniciativa», comentó la presidenta de la escuela de música, Aintzane Urkiza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos