Etxebarri se ofrece a Euskotren para instalar una barrera contra el ruido

Los vecinos de Bernar Etxepare denuncian que se escucha el ruido «con la ventana cerrada» / L. P.
Los vecinos de Bernar Etxepare denuncian que se escucha el ruido «con la ventana cerrada» / L. P.

La institución local está dispuesta a pagar «parte de la obra» a cambio de que el muro no sea provisional, como pretende ETS

LEIRE PÉREZ Etxebarri

El Ayuntamiento de Etxebarri quiere evitar una solución provisional para el problema del ruido que sufren los residentes en la zona de Bernar Etxepare. Considera el Ejecutivo local que la propuesta dada el pasado mes de octubre por los responsables de Euskotren y que supone una alternativa al muro vegetal de cuatro metros previsto inicialmente no es «suficiente» y que, sin embargo, puede hacer que quede guardada de forma «definitiva» en el cajón una intervención más adecuada a las necesidades de los residentes.

«Queremos una solución para toda la vida que mejore la accesibilidad y resuelva los problemas generados por la infraestructura ferroviaria a su paso por nuestro municipio», apunta el alcalde, Loren Oliva. En una reunión con los vecinos, el director de Planificación de ETS, Julián Ferraz, anunció en octubre la construcción de un muro provisional de hormigón con un cierre acústico que en total medirá 2,5 metros, así como un segundo muro en la parte más alejada de la estación para solucionar el problema de seguridad que se registra al haberse derrumbado la separación.

Ferraz apuntó entonces a la «falta de presupuesto» para poder desarrollar la intervención inicial. Ante esta tesitura, Oliva defiende que «ya que se hace algo, que no sea un parche» y en este sentido, ofrece colaboración municipal para costear parte de la intervención. «No queremos que se hipoteque la solución definitiva y por ello hemos querido participar económicamente, pero la colaboración ha sido rechazada, así que volvemos a proponerlo». Y justifica nuevamente la propuesta después de que las relaciones entre la institución local y la empresa pública hayan mejorado al renunciar ETS a que el Ayuntamiento costease parte del mantenimiento del elevador de San Antonio. Dentro de este acuerdo los responsables municipales se han comprometido a llevar a cabo las obras necesarias para que el camino de la parada de Kukullaga se encuentre en correcto estado.

290 millones

«El proyecto de la Línea 3 ha durado diez años y ha costado más de 290 millones, y el muro que solicitamos puede valer 350.000. No creemos que sea para tanto. No estamos pidiendo que se soterre el tren, únicamente que la convivencia entre vecinos y Euskotren sea la mejor posible», defendió. «No solicitamos nada que no sea posible, sólo queremos una solución definitiva y que responda a lo que se comprometieron públicamente», añade.

Oliva recrimina además a PNV y EH Bildu que no hayan cerrado filas en torno al Ejecutivo local en estos meses de desencuentros. La formación abertzale entiende que el Ayuntamiento no debe costear con fondos municipales la actuación porque pueden existir otros lugares con problemáticas similares. «ETS debe cumplir sus compromisos», comentó el portavoz, David Merino. «Se están poniendo encima de la mesa los interes de partido y si hemos conseguido no tener que pagar el mantenimiento del ascensor de la Línea 3 ha sido porque hemos trabajado», señala el regidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos