Etxebarri instalará cámaras para mejorar la seguridad en la salida del ascensor de Kukullaga

El camino solo conduce a la parada intermedia del ascensor y los usuarios sienten inseguridad. / E.C.
El camino solo conduce a la parada intermedia del ascensor y los usuarios sienten inseguridad. / E.C.

El objetivo es vigilar el camino que conecta el elevador del metro con el barrio para dar mayor tranquilidad a los usuarios

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

Las ciudades y municipios son en ocasiones lugares hostiles, sobre todo para las mujeres. El urbanismo no siempre ha tenido en cuenta diseñar tramos seguros y los pueblos están plagados de puntos negros que cada vez más se recogen en los mapas que elaboran los ayuntamientos y que buscan corregir estos fallos. El Consistorio de Etxebarri está trabajando precisamente en este sentido y ha reservado una partida de 30.000 euros para instalar un sistema de videovigilancia en Kukullaga, en el entorno del ascensor que presta servicio a la parada de metro de la Línea 3.

El Ejecutivo local lleva tiempo dándole vueltas a la zona y a la percepción de inseguridad que tienen algunos usuarios del suburbano e incluso transmitió su inquietud a Euskal Trenbide Sarea. En la última reunión mantenida con el director de la compañía que gestiona este tramo de metro, Aitor Garitano, y en la que se trataron asuntos relacionados con la localidad, se alcanzó un acuerdo por el que finalmente el Ayuntamiento de Etxebarri no tendrá que colaborar en el mantenimiento de los ascensores, pero sí que será responsable en cambio de que el camino de la parada del elevador en Kukullaga, que discurre hasta la calle Euskal Herria, esté en correctas condiciones. «Nos encargaremos de la limpieza como si fuera una calle del municipio más», señaló el alcalde, Loren Oliva.

Los responsables municipales aprovecharán para «mejorar la seguridad de un tramo de especial protección» que, en todo caso, «es amplio y está bien iluminado», recuerda el primer edil. Pese a ello, se instalará una cámara de seguridad en el exterior del ascensor y en las inmediaciones del camino, que «únicamente» comunica con el metro y que ya a día de hoy está vigilado por patrullas de la Policía Municipal y de la Ertzaintza en sus rondas rutinarias. «Esperamos que no haya ningún problema legal y se puedan instalar lo antes posible», añadió el mandatario local.

En el encuentro con Euskal Trenbide Sarea, Oliva también solicitó al responsable de la empresa pública que se mejore «la ventilación de los ascensores y el sistema de seguridad», después de que en los últimos meses se hayan registrado varios episodios en los que los elevadores se han averiado. Durante esos incidentes, y como medida de prevención, las infraestructuras se han detenido con usuarios en su interior. El suceso más sonado tuvo lugar en fiestas de San Antonio, cuando una veintena de personas se quedaron atrapadas varios minutos.

Pantalla centralizada

Además de en la parada intermedia de Kukullaga, el Consistorio instalará otros dos equipos de videovigilancia, ambos en los accesos al municipio por la N-634, para así controlar «el tráfico y los fallos que en ocasiones se producen en los semáforos», informó el primer edil. Las tres cámaras proporcionarán imágenes a la comisaría de la Policía Municipal y estarán centralizadas en un cuadro de mando. «El objetivo es que los agentes puedan visualizar estos distintos puntos desde la comisaría y, en caso de un suceso, puedan ayudar a la patrulla que se dirija al lugar. También se mejorará de paso la presencia de los agentes en la comisaría, y por tanto la atención ciudadana», aseguró Oliva. En total, la actuación tendrá un presupuesto con cargo a las arcas municipales de 70.000 euros, incluidos los 30.000 que se destinarán para el equipo del camino del metro.

Fotos

Vídeos