Etxebarri y Galdakao firman tablas en el derbi de Honor

El Etxebarri fue el anfitrión./E. C.
El Etxebarri fue el anfitrión. / E. C.

El mister etxebarritarra está «satisfecho» con el punto y su homólogo 'dinamitero' cree que «merecimos más»

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS ETXEBARRI.

La clasificación decía en la previa que, a priori, era un duelo desigual teniendo en cuenta las trayectorias de ambos conjuntos. Pero un derbi es un derbi. El líder de División de Honor, el Galdakao, no pudo llevarse los tres puntos de su visita a los vecinos del Etxebarri (1-1). «Creo que el resultado fue corto para los méritos que hicimos», subraya Iñaki Larrea, técnico 'dinamitero'. Su homólogo etxebarritarra, Sergio Sobrino, cree que su plantilla «estuvo a la altura».

Al cuarto de hora de partido se adelantaron los locales con gol de Jon A. Gorostiaga, y fue en el 68 cuando empataron los visitantes por mediación de Javier Alonso. «Creo que merecimos la victoria; ellos únicamente llegaron una vez a nuestra portería y nos hicieron gol posiblemente en fuera de juego», relata Larrea. En opinión del entrenador galdakaotarra, el tanto no alteró la dinámica del encuentro. «Seguimos con la posesión del balón y prácticamente no pasaron del medio campo, y en el segundo tiempo el dominio si cabe fue aún más claro», destaca. Sobrino, por su parte, admite que «ellos llevaron la iniciativa del juego», pero que sin balón estuvieron bien y lograron que no les generaran «mucho peligro». «Jugamos contra un equipazo y estuvimos a la altura», sostiene. El preparador de los azulgrana cree que les faltó «tener más el balón tras las recuperaciones», pero aun así está «satisfecho» con el punto. Un derbi en el Municipal que, a juicio de los técnicos, contó con un gran clima. «El ambiente fue genial y se notó la rivalidad», precisa Sobrino. Coincide Larrea: «Ambiente fantástico, y destacar la gran afluencia de público que nos acompaña».

Ambas plantillas ya dejan atrás este empate a uno y preparan sus importantes duelos de la próxima jornada. El Galdakao visitará al Gatika, cuarto clasificado. «A priori es uno de los equipos que está llamado a estar en los puestos de arriba, pero creo que nosotros estamos haciendo buenos partidos lejos de nuestro campo y desde luego no vamos a renunciar a nuestro juego en ningún caso», asegura Iñaki Larrea.

Un punto para el Padura

Más vital si cabe será el encuentro que el Etxebarri, décimo sexto, jugará ante el Sondika, décimo séptimo. «Siendo un rival directo la importancia es máxima, y creo que el equipo está creciendo y cogiendo tablas para encarar el partido con garantías», afirma Sobrino, quien mantiene confianza plena en el trabajo de los suyos. «Estoy seguro de que, si somos capaces de ser regulares en cuanto a competir, vamos a salir de ahí abajo», enfatiza. No será «determinante», dado que la liga aún transita en noviembre, pero un triunfo, asegura, «vendría de lujo para la moral del grupo».

En el resto de compromisos comarcales, el Padura arañó un empate de su visita a Derio en un partido de la zona media-alta de la tabla. Se adelantaron los locales en el 52, pero tres minutos después llegó la reacción de los de Arrigorriaga con el tanto de Alex Sánchez. Con este resultado, los de Zigor Goikuria suman 13 puntos y son quintos. Por último, el Arratia cosechó su primera derrota a domicilio. Tras tres triunfos por 1-2 en otras tantas salidas, los igorreztarras sucumbieron ante el Erandio por 2-0. La próxima jornada recibirán en casa al Zalla, colista de la categoría.

Fotos

Vídeos