Etxebarri destina 560.000 euros a comprar un edificio para la brigada

Ayuntamiento de Etxebarri./E.C.
Ayuntamiento de Etxebarri. / E.C.

El Ayuntamiento convoca un concurso público para que sean los propietarios de inmuebles los que presenten su candidatura

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

El número de vecinos de Etxebarri ha crecido considerablemente; más de 3.000 en la última década. A día de hoy, los residentes en la localidad superan las 11.000 personas, un incremento de ciudadanos que ha obligado al Ayuntamiento a hacer un esfuerzo tanto en personal de la brigada de obras como en material con el que hacer frente a reparaciones de las vías, pero también en equipamientos públicos. Para guardar las herramientas y los vehículos, que actualmente están dispersos por distintos edificios del Consistorio, la Administración local quiere adquirir este año una nave que pueda «centralizar el servicio para ser más eficaz». Y es que, según precisa el alcalde, Loren Oliva, «es ineficaz para el trabajo diario de la brigada tener que ir de un sitio a otro».

En lugar de dejar la búsqueda de unas instalaciones en manos de expertos inmobiliarios, la institución convocará un concurso público para que sean los propietarios de inmuebles en el municipio los que los ofrezcan al Consistorio. A cambio, el Ayuntamiento les entregará como máximo 560.000 euros. Este año desembolsarán la mayor parte de la cuantía de la compra, 460.000 euros, y ya el próximo año se finiquitará la transacción con la retribución de los 100.000 euros restantes.

500
metros cuadrados como mínimo deberá tener el local para la brigada, ubicado preferiblemente en el polígono Barrondo.

El edificio tendrá que tener como mínimo 500 metros cuadrados y se dará preferencia y más puntos dentro de los pliegos municipales a aquellos espacios ubicados en el polígono Barrondo. Se ha elegido esta zona porque aquí la Administración local dispone de un inmueble que ha sido adaptado en los últimos años para albergar los vestuarios de los trabajadores.

Cargo al remanente

Aun así, el Ejecutivo local no descarta adquirir un edificio de mayor tamaño, en el caso de que estuviera disponible. «Si surgiese la posibilidad de una nave más grande, valoraríamos la idea de desprendernos del centro de trabajo que ya tenemos en el polígono», avanza el regidor.

La compra se hará con cargo al remanente del año pasado. «Las necesidades han crecido. En los últimos tiempos se han sumado dos trabajadores más, se han comprado dos vehículos nuevos en tres años y existe una necesidad de juntar el material», reitera Oliva. La oficina técnica del Ayuntamiento y el comité de Seguridad y Salud de la brigada llevan tiempo también sugiriendo cambios, por ejemplo, para las áreas de carpintería y metalistería, que actualmente se encuentran en los bajos del gaztegune. «Hemos adecuado los espacios para estos trabajos», recuerda el primer edil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos