Etxebarri cocina la fiesta

La edición de ayer fue un récord en participación, según los organizadores. / JORDI ALEMANY

Las cuadrillas presentan sesenta paellas al concurso gastronómico, una cita que este año suma puntos para la olimpiada de peñas

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

Desde primera hora de la mañana las calles de Etxebarri se convirtieron ayer en un hervidero. Las cuadrillas inundaron soportales, plazas y los distintos viales del municipio con sus paelleras y decenas de bolsas en las que amontonaban el pan, el arroz y los ingredientes que permitieron al mediodía presentar al jurado las más suculentas paellas. Sesenta platos diferentes tuvieron que llevarse a la boca los integrantes del jurado para decidir la cuadrilla ganadora en una edición «superior en número» a la de otros años, según reconocieron desde el txoko Eutsuna, organizador del certamen. Y es que los distintos grupos de amigos y familiares no dudaron en echarse a la calle para participar en un evento, que además sumó puntos de cara a la primera olimpiada intercuadrillas con la que la comisón de fiestas busca concentrar el mayor número posible de personas en las calles.

Lo de menos fue hacerse con los cien euros de premio y una botella de vino. Algunos como los de Larogeitarrak incluso presentaron dos preparados. Para otros como los The Juebeers, una cuadrilla de parejas jóvenes llegadas a la localidad en los últimos años que nació «tomando cañas los jueves», fue suficiente con una paella para hacerse con el primer premio. El año pasado ya conquistaron al jurado y se llevaron a casa un tercer galardón. «La decoración de este año representa a las cuadrillas, hemos hecho unos vasquitos y el pañuelo solidario», explicó Maider Ortiz de Guinea.

Logo con pimientos

El club motero Vocs tampoco quiso perderse la jornada. «Algunos somos de Etxebarri, pero otros no, así que aprovechamos para pasar el día y presentarnos al concurso», comentó Isaías Salvador, presidente de la agrupación, que diseñó el logo del equipo con unos pimientos. Aita Eusebio Arzelai Plazatxoa fue uno de los lugares que concentró a más personas. Entre ellos David Gómez, Luis de Diego y Pedro Etxebarria, todos ellos miembros de Beti Pozik. A las diez de la mañana ya estaban paellera en mano eligiendo su campamento base. Junto a sus parejas, amigas y niños se pusieron manos a la obra para elaborar la paella. «Es nuestra primera vez. Nos hemos decidido porque teníamos el quemador y todos los elementos y porque nos hemos picado de cara a la competición de cuadrillas, aunque ante todo lo más importante es comer juntos», explicó David Gómez, que se puso al frente del fogón. «Me gusta cocinar, es un hobby», manifestó por la mañana.

A unos metros, rodeado de mujeres, también German Bravo estuvo al frente de la paella de su grupo. «He querido ponerme a cocinar, a ver si tenemos suerte», aseguró. En su caso desde que eran adolescentes han participado en la cita. «Antes eramos menos, ahora hay mucha gente», aseguraron mientras recordaban que «hemos ganado el concurso de tortillas de este año». Su truco para que una paella salga en condiciones es el «caldo» y que la «materia prima sea de calidad». Para los Apipas, mientras tanto, participar por primera vez fue un pretexto para quedar. «Queremos pasarlo bien. Lo importante es que hay buen ambiente», explicó Manu Fernández.

Fotos

Vídeos