Un estudio municipal aconseja construir dos ascensores inclinados de 70 y 40 metros en Aperribai

Uno de los ascensores está proyectado junto al parque infantil próximo al ambulatorio. / E. C.
Uno de los ascensores está proyectado junto al parque infantil próximo al ambulatorio. / E. C.

El informe del Consistorio de Galdakao planifica un elevador entre el ambulatorio y Olabarrieta y un segundo desde la parte alta al centro

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El Ayuntamiento de Galdakao acaba de anunciar que tiene previsto destinar 120.000 euros al proyecto constructivo de los «accesos mecánicos» al barrio de Aperribai, unas obras -todavía sin determinar- que arrancarán a lo largo del «próximo año». El Consistorio, en todo caso, dispone de un estudio que sienta las primeras bases sobre las necesidades de esta zona, complicada a nivel orográfico por las interminables cuestas que tienen que superar cada día sus 1.487 vecinos. Ese análisis considera que la solución más acertada para mejorar la calidad de vida de los residentes pasa por instalar varios tramos de escaleras -normales, no mécanicas- y dos ascensores.

De esta manera, según los cálculos de la firma que redactó el informe, los vecinos de este barrio ahorrarían en su conjunto «278 kilómetros diarios» en subidas. El trabajo también recoge una estimación del coste de la instalación de los elevadores así como de su mantenimiento. En ese sentido, fija el presupuesto para ejecutar los ascensores en 2,5 millones de euros, importe al que se sumarían 60.500 euros al año de mantenimiento.

Aperribai «se caracteriza por edificios construidos en la década de los años 60 del siglo pasado, con falta de presencia de ascensores interiores», comienza detallando este informe, elaborado por Leber Planificación e Ingeniería, empresa que también indica que la diferencia de cotas es de más de 90 metros entre la parte más baja y la más alta del barrio y que además «se da una alta proporción de población de más de 60 años, que en el conjunto representa casi el 25% del total y en la parte más alta del barrio es del 20%». Por lo que los desplazamientos entre las distintas zonas del barrio y desde la N-634, donde se ubican las paradas de autobús, hacia las zonas residenciales «resultan altamente fatigosos, especialmente para esta gente de mayor edad». Los técnicos aconsejan instalar dos ascensores y dos grupos de escaleras, además de un camino de acceso a uno de ellos.

Colegios y autobuses

El primero de los elevadores comunicaría el parque infantil cercano al centro de salud del barrio con el paso de peatones ubicado al comienzo de Olabarrieta, justo después del acceso desde la carretera nacional. Para salvar los 19 metros de desnivel, el ascensor circularía inclinado a lo largo de un recorrido de 70 metros -para subir andando en la actualidad es necesario completar 284 metros-. «Este ascensor permitiría a los residentes de la parte baja del barrio acceder con mayor comodidad al ambulatorio y al resto de partes altas», subraya el estudio.

La segunda estructura, que se prolongaría a lo largo de 40 metros, superaría una altura de 19. Está proyectada en la ladera por la que discurren en la actualidad unas empinadas escaleras que conectan la parte más alta del barrio con la zona intermedia, en la que se encuentran algunos comercios como panadería, frutería, peluquería... Un camino de unos 42 metros partiría de la base del elevador hacia la zona del frontón. Esta infraestructura, combinada con las escaleras planificadas en otros puntos de Aperribai, ayudaría a los residentes en los portales de más arriba a «acceder al entorno del colegio y la parte más baja del barrio, incluidas las paradas de autobús», avanza el estudio impulsado por la institución local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos