500 edificios residenciales de Basauri deberán pasar la inspección técnica antes de junio

La inspección cuesta aproximadamente mil euros a la comunidade. / MIREYA LÓPEZ
La inspección cuesta aproximadamente mil euros a la comunidade. / MIREYA LÓPEZ

El Ayuntamiento ha destinado desde hace cuatro años 131.442 euros a 94 comunidades de propietarios que cumplieron el trámite

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El parque de viviendas en Basauri es anticuado. Muchas de sus casas fueron levantadas en los años cincuenta y sesenta para dar cobijo a las miles de personas que llegaron a la ciudad en busca de un futuro mejor. Fábricas como La Basconia, Bridgestone y Sidenor, entre otras, eran el objetivo de aquellos inmigrantes provenientes de otras provincias que después se convertirían en unos basauritarras más. Y precisamente esa idiosincrasia provoca que antes del 27 de junio de este año medio millar de viviendas deban pasar la ITE, Inspección Técnica del Edificio, para mantener los inmuebles en correcto estado de conservación y evitar, sobre todo, problemas de seguridad que puedan provocar daños a los viandantes. El número, sin embargo, era todavía mayor. Casi el doble. En total, 900 edificios de estas características debían examinarse, aunque algo menos de la mitad ya ha cumplido su obligación y hasta este momento un toal de 398 inmuebles han presentado un informe.

Para incentivar a las comunidades de vecinos en sus obligaciones, el Ayuntamiento recuerda que existe una «línea de subvenciones para costear las obras que puedan derivarse». Durante el último año, 37 comunidades se han beneficiado de 46.000 euros provenientes de las arcas municipales, una cantidad que asciende hasta los 131.442 euros, si se contabilizan las ayudas otorgadas desde 2014. Ese primer año se concedieron a cinco comunidades, un año después a 26 y en 2016 a otras 26.

El documento cuesta en torno a los mil euros, dependiendo de las características del edificio en cuestión, y la institución local concede cuantías en función del presupuesto de las obras que deban acometerse para cumplir la ley. Por ejemplo, si el importe del tajo se encuentra entre los 10.000 y los 40.000 euros, tendrán derecho a una subvención de alrededor de 1.000 euros. Si el coste estimado es superior a los 40.000 euros, les corresponde 1.500 euros.

Municipio pionero

Aunque a día de hoy es el Gobierno vasco el que obliga a cumplir la inspección, el Ayuntamiento de Basauri fue pionero en la aprobación de una ordenanza que pusiera precisamente orden a esos inmuebles en los que el paso del tiempo había hecho mella. Antes de que la Ley del Suelo estuviese aprobada en el Parlamento y sirviese de paraguas para desarrollar la ITE, la localidad se adelantó. Corría el año 2011 cuando el pleno aprobó una ordenanza municipal que obligaba a los vecinos a someterse a una inspección, convirtiéndose así en el primer municipio vasco en controlar el estado de los edificios y poner coto, en algunos casos, a la desidia de los propietarios. Ese mismo año debieron de abrir sus puertas a un experto que evaluase los daños los edificios terminados antes del 31 de diciembre de 1952.

Temas

Basauri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos