La Diputación de Álava empezará las obras de la carretera entre Saratxo y Orduña en 2019

Seis personas han muerto en una década. / LUIS CALABOR
Seis personas han muerto en una década. / LUIS CALABOR

Ese tramo de la A-625 registró en la última década 139 accidentes de tráfico en los que murieron seis personas y resultaron heridas 73

A. CÁRCAMO ORDUÑA.

Por fin los vecinos de Orduña podrán dormir más tranquilos. La Diputación de Álava anunció ayer que comenzará en la primavera del próximo año las obras de la carretera que conecta la ciudad con Amurrio a través de Saratxo, una A-625 que es la principal entrada y salida a la localidad vizcaína. El diputado de Infraestructuras Viarias y Movilidad, Josu López Ubierna, avanzó durante su comparecencia en las Juntas Generales del territorio vecino que el departamento que dirige licitará en otoño el proyecto de acondicionamiento y mejora de esta vía para «dar una solución definitiva a este tramo de concentración de accidentes».

Y es que se trata de un trazado con un balance de siniestralidad que, en muchos de los casos, tiene nombre orduñés. Son, de hecho, los vecinos de este municipio los que sufren un riesgo más elevado al tener que cruzar hacia Bizkaia por esa zona. El balance hecho público por la entidad foral reveló que, en el período 2007-2017, hubo 139 accidentes de tráfico en esos 5,5 kilómetros objeto del proyecto. Fallecieron seis personas en esa década, y otras 73 resultaron heridas, cuatro de ellas de gravedad. «Hemos trabajado en un proyecto que garantiza la seguridad vial, ofrece un buen acceso a las zonas industriales de Amurrio, permite la construcción de cruces a nivel tipo glorieta, minimiza la ocupación de terrenos, asegura un trazado de calidad para el parque lineal del Nervión y tiene en cuenta las necesidades de los aficionados al ciclismo», enumeró el diputado.

6.700 vehículos

En ese sentido, el proyecto final «incorporará modificaciones para reducir la ocupación de terrenos en 6.500 metros cuadrados respecto a lo previsto inicialmente», una reclamación de los vecinos del entorno. No cumplirán, en todo caso, con otra reivindicación de los residentes: construir una rotonda en el cruce de los Mesones.

López Ubierna presentó un informe que concluye que dicha opción es inviable por «incumplir la normativa» que obliga a que las intersecciones en carreteras con un tráfico medio de más de 5.000 vehículos al día se efectúen mediante enlaces a desnivel y porque generaría «graves inconvenientes» para la seguridad vial. Así, puntualizaron desde la Diputación, «la intensidad media diaria de la carretera A-625 en los últimos siete años es de 6.671 vehículos, cifra que en días laborables se acerca a los 8.000 vehículos» y que registra asimismo «picos en determinadas jornadas de hasta 9.000» circulaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos