El destino de la lanzadera vuelve a visibilizar las posturas enfrentadas en el pleno de Galdakao

Usuarios suben a la lanzadera en Bolueta. / E. C.
Usuarios suben a la lanzadera en Bolueta. / E. C.

EH Bildu y Galdakao Orain piden que vuelva a Etxebarri y el PNV rechaza esa opción aunque anuncia que negocia mejoras

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El debate sobre el destino de la lanzadera de Bizkaibus al metro volvió a crear polémica en el pleno galdakaotarra, celebrado este jueves. EH Bildu y Galdakao Orain presentaron una moción para pedir que la Diputación y el Ayuntamiento de Etxebarri «cooperen» para que el apeadero final se traslade de Bolueta al municipio vecino, toda vez que el pasado año el Juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de Bilbao estimó parcialmente el recurso formulado por la entidad foral, el Ayuntamiento de Galdakao y Fekoor contra la decisión del Consistorio etxebarritarra de alejar la parada de la estación del suburbano hasta el polígono Lezama-Leguizamón para que no pasara por el casco urbano.

Desde el PNV, Fernando Izagirre anunció que «pronto tendremos buenas noticias sobre la parada de Bolueta, ya que llevamos un año de conversaciones para que se tomen las medidas necesarias para que los galdakaotarras puedan tener una parada que garantice la seguridad, resguardada de las inclemencias del tiempo». En ese sentido, y ante el «problema» que genera que «la pared donde se encuentra la parada de bus pertenece a un particular», se instalará una pantalla «que permita a los usuarios saber cuándo llega» el próximo autocar sin que tengan que esperar fuera de la estación del metropolitano.

Pero, además de reconocer lo avanzadas que están las conversaciones para arreglar este problema de seguridad en Bolueta, señaló también que, según datos oficiales aportados por la Diputación, «desde que se puso en marcha la lanzadera hasta Bolueta -en agosto de 2015-, el número de usuarios ha pasado a ser el doble que cuando estaba en Etxebarri; concretamente de 27.000 a 58.900». También recordó que, en octubre del año pasado, las Juntas Generales apostaron por que el destino de la línea A-3932 se mantenga en el barrio bilbaíno y no regrese a Etxebarri.

Sin garantías

La moción presentada por la coalición soberanista y por la marca de Podemos en el municipio no salió adelante en el pleno galdakaotarra ya que PNV, PSE y PP votaron en contra de la propuesta. EH Bildu, Galdakao Orain y Usansolo Herria criticaron al equipo de gobierno, formado por jeltzales y socialistas, por «no tener en cuenta» el deseo de la ciudadanía, que expresó mediante una consulta su voluntad de que la lanzadera llegase a Etxebarri, haciendo el mismo recorrido que el que está previsto para la Línea 5 de Metro.

El portavoz del PSE, Txema Larrazabal, justificó que «el propio alcalde de Etxebarri no garantiza que, si sus vecinos protestan, no vuelva a paralizar la lanzadera», y Galdakao Bizirik, por su parte, subrayó que «sobre todo el Ayuntamiento tiene que luchar por que la Línea 5 se haga realidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos