«No sé cómo no han cubierto antes el parque, va a venir muy bien»

Avance de las obras para instalar la cubierta. / A. A.
Avance de las obras para instalar la cubierta. / A. A.

División de opiniones entre los vecinos de Arrigorriaga por la obras para tapar una zona de juegos infantiles

ASIER ANDUEZA ARRIGORRIAGA.

Las obras de la tan esperada cubierta que resguardará de la lluvia y el viento el parque infantil de Lehendakari Aguirre avanzan a buen ritmo. El Ayuntamiento de Arrigorriaga, tras dos años de retrasos, avanzó a comienzos de 2018 que la estructura, en la que ha invertido 247.300 euros, estaría lista en el primer trimestre del año. Algunos residentes de la localidad la esperan con ganas, mientras que otros no dudan en criticar el proyecto.

Begoña García se encuentra entre los primeros, y considera los trabajos necesarios «porque llueve mucho; no sé cómo no han hecho antes la cubierta, va a venir muy bien». Itziar e Iñigo, asiduos al parque, consideran que «lo que hace falta es que lo terminen porque lleva un retraso considerable». Estiman, en todo caso, que «va a ser muy bueno porque podremos llevar a nuestros hijos a los juegos incluso cuando llueva».

También están a favor los tres establecimientos hosteleros que se encuentran en las inmediaciones. Johana García, camarera del bar Mississippi, asegura que «a nosotros nos va a venir muy bien, pero como ya estamos enfrente del parque pirata ya tenemos mucha clientela».

La estructura, sin embargoo, está generando posiciones encontradas entre los vecinos, especialmente entre los que viven en las inmediaciones. Y es que los residentes en el primer y el segundo piso del edificio más próximo aseguran que, con esta txapela sobre la zona de juegos, se han quedado con «menos luz natural». Además, afirman que está «demasiado cerca» de sus casas.

Economía creciente

El alcalde, Asier Albizua, puntualiza que, salvo los residentes en esos pisos, «todo el pueblo está encantado». «La distancia que tienen hasta el parque es la misma que si se hubiera construido una casa. Era una demanda de los vecinos y hemos buscado un lugar amplio en el centro del municipio. Y contribuye a que crezca la economía local», subraya el primer edil.

Pero vecinas como Edurne, cuyo domicilio está muy cerca del nuevo espacio infantil, opinan que «nos han plantado una auténtica mole delante de nuestras casas. En opinión de muchos vecinos, sobre todo los que dan al parque, en otras estructuras similares no han puesto tantas columnas de sujeción como en estas. Es demasiado pesada y nos hemos quedado solo con vistas a este tejado». En la misma línea, Amaia Legarreta señala que «podrían haber escogido una techo más ligero y menos invasivo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos