La Corporación exige la continuidad de Edesa

L. PÉREZ BASAURI.

Han pasado cuatro años desde que el municipio de Basauri se mantuviese en vilo por la caída estrepitosa de Fagor y el cierre de Edesa, una empresa vinculada al ADN de la localidad porque muchas de sus familias han crecido bajo su amparo. Y tras meses de relativa calma y la reapertura de la fábrica, vuelve la incertidumbre al municipio. Ante las últimas noticias y la entrada de Fagor CNA Group en preconcurso de acreedores, una circunstancia que podría arrastrar a la planta de Basauri a pesar de sus buenas ventas, el Ayuntamiento de esta última localidad no ha dudado en mostrar su apoyo público a los trabajadores por ser una «parte relevante de la historia del municipio y de su tejido industrial, así como del presente y futuro laboral de Basauri». Y ha aprobado una declaración en la que exige al grupo que «haga una apuesta sólida y real, que detalle un plan industrial realista que asegure la continuidad de la actividad en la planta y que conlleve el mantenimiento y la creación de puestos de trabajo» al tiempo que apueste por el «fortalecimiento de la estructura industrial y laboral fundamentado en los propios datos de producción y cumplimiento de objetivos que han demostrado su viabilidad».

El Consistorio volvió a remar a favor de la empresa porque «seguimos creyendo que es viable» e instó al resto de instituciones vascas a sumar fuerzas. «Dentro de sus competencias y recursos, apoyen los proyectos o planes de viabilidad que aseguren con solidez la continuidad de la producción en Basauri», requirió. El apoyo no será algo puntual, ya que la Corporación municipal al completo se ha comprometido a «seguir manteniendo contacto con otras instituciones, así como con los trabajadores de cara a actuar coordinadamente y con el objeto de asegurar la continuidad de la producción y de los puestos de trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos