La cocina municipal de Orduña servirá al colegio «en primavera»

Protesta celebrada en junio ante la delegación de Salud en Llodio. / SANDRA ESPINOSA

El Ampa y el Consistorio llegan a un acuerdo con Salud del Gobierno vasco para ejecutar mejoras y preparar comida ecológica

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

El comedor escolar autogestionado de Orduña se podrá hacer realidad «en primavera». Después de casi diez años luchando por que los 150 alumnos de la escuela puedan consumir alimentos ecológicos de la zona, la cocina municipal preparará dentro de unos meses los menús del colegio. El Departamento de Salud del Gobierno vasco se mostraba reacio a no ser que el Ayuntamiento hiciera obras en la citada cocina, ubicada en la residencia de ancianos.

«Hemos conseguido que el no por él no se supere. En la última reunión nos dijeron que debíamos presentar en un mes un estudio para ampliar la cocina en dos partes, poniendo un espacio de almacén y otro de limpieza. Si todo está bien, arrancarán las obras a comienzos de año y para primavera podría estar terminada y podríamos utilizarla», señalan fuentes municipales. Por esta razón han decidido parar sus protestas, la última de ellas (que se canceló) prevista para el sábado.

Ya antes de verano, cuando los padres se concentraron frente a las oficinas de Salud en Llodio, explicaron que «el mayor impedimento es el tamaño de las instalaciones». De hecho, contaban con el visto bueno de Educación y del Parlamento vasco, que en junio de 2016 dio un importante paso a favor de la soberanía alimenticia al aprobar que los centros educativos de Gernika, Markina, Laukariz y Orduña realizasen experiencias piloto gestionando directamente sus comedores escolares.

Segunda cocinera

«Después de que los demás colegios ya hayan arrancado con el proyecto, solo faltamos nosotros. Ya nos han dicho que de todas formas el contador lo pondrán a cero para que todo este tiempo que estamos perdiendo lo podamos recuperar», precisan desde la Ampa. La experiencia de otros municipios les sirve como ejemplo para poner en marcha este comedor. «Ahora es cuando se va a hacer realidad y cuando más trabajo tenemos que hacer», advierten desde el Consistorio. «Estamos valorándolo todo, hasta si fuera necesario contratar a una segunda cocinera», indican desde la asociación de madres y padres.

Fotos

Vídeos