«Nuestras chicas compitieron y bien ante plantillas poderosas», destacan en el Ibaizabal

El GDKO cayó por 66 a 54 ante el Lointek Gernika. / I. M.

ÓSCAR G. MANCERAS GALDAKAO.

Urreta acogió el pasado fin de semana la fase final de la Euskal Kopa femenina de baloncesto. El GDKO Ibaizabal, después de apear en la previa al Iraurgi, se coló en el cartel, en el que le esperaban tres rivales de la máxima categoría. La lógica se impuso en el apartado deportivo y las galdakaotarras, único conjunto de Liga Femenina 2, terminó en cuarto y último lugar. Sin embargo, en el GDKO emiten conclusiones positivas de la experiencia. «Se han cumplido las expectativas en cuanto a clasificación, pero se han superado en cuanto a juego», enfatizan desde el club. «Nuestras chicas compitieron y bien ante plantillas poderosas», añaden.

En la lucha por el tercer puesto el domingo el IDK Gipuzkoa se impuso por un claro 73 a 48 a las anfitriones, aunque el partido estuvo igualado hasta el descanso. «Costaba sujetar a Weaver, su pívot norteamericana, pero los triples de María España impidieron abrir brecha a las guipuzcoanas», resumen. Sin embargo, en el tercer cuarto se ampliaron las distancias, y en el último «empezamos a acusar físicamente el desgaste que supone batallar ante un equipo de Liga Femenina», admiten.

En la semifinal del sábado el GDKO, que cayó por 66 a 54, hizo sudar al Lointek Gernika, que terminó subcampeón del torneo tras perder 67 a 65 ante el Araski. «Nuestro equipo tuteó a toda una plantilla que competirá en Europa», celebran. En la primera parte se produjeron algunas alternancias en el marcador, pero en la segunda las de la villa foral llevaron el encuentro a su terreno. El Ibaizabal tiró de carácter y en el último cuarto seguía dentro del partido, aunque no pudo llegar a la final. Todo en un partido celebrado en un pabellón de Urreta lleno hasta la bandera volcado con el equipo anfitrión. El sábado a las 18.20 horas llegará el debut liguero, en el que recibirán al Avilés.

Fotos

Vídeos