LA CIFRA

Una central de biomasa producirá energía en el hospital de Galdakao

La central se construirá en la zona trasera del hospital. / ASIER ANDUEZA
La central se construirá en la zona trasera del hospital. / ASIER ANDUEZA

La infraestructura, que estará lista el año que viene, reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero del centro sanitario

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El hospital de Galdakao destina cada mes 200.000 euros a electricidad, como media, y otros 24.000 a agua. Unas cifras que han llevado a la dirección a desarrollar medidas de ahorro energético más efectivas, pero también iniciativas que respetan el medio ambiente. De hecho, el centro sustituirá el gas natural por biomasa con la construcción, en la parte trasera del complejo hospitalario, de una central que generará energía a través de la combustión de madera.

Según explican fuentes del centro sanitario, que invertirá 400.000 euros, «en cuanto al ahorro energético o reducción del consumo, no se produce, porque lo que hacemos es producir la misma energía demandada pero con una fuente de energía renovable que tiene cero toneladas de emisiones de CO2». Susana Garate, directora económico-financiera de la organización sanitaria, precisa que «la central va a convertir palés y astillas en energía térmica, que nos servirá para calentar el agua».

400.000
euros invertirá el hospital en la planta, con la que pretenden reducir las emisiones de CO2.

El producto se almacenará en un espacio ubicado junto a la central que puede acumular hasta 100 metros cúbicos. «Al principio será necesario utilizar más este material porque es fácil obtenerlo, pero la idea es generar energía sobre todo con astillas de madera, porque así, productores cercanos nos podrían suministrar este residuo y ayudaríamos a la economía local», añade Garate. Se trata del segundo hospital de Bizkaia en implantar una infraestructura de estas características, que ya funciona en el de Gorliz. La nueva instalación permitirá reducir la emisión de dióxido de carbono, logrando reducir la huella que genera el centro sanitario. Los trabajos para construir la central tienen un plazo de ejecución de tres meses y el recinto estará listo en la primera mitad de 2018.

Paneles solares

Esta iniciativa se enmarca dentro del plan estratégico del hospital hasta el 2020 y busca también cumplir las exigencias de la Unión Europea para ahorrar energía y disminuir la contaminación. «Creemos que tenemos que dar los primeros pasos implantando este tipo de iniciativas. Tenemos que ir por delante de la sociedad y ser un ejemplo en el ahorro energético», comenta Garate.

De momento, ya cuentan con paneles solares para calentar la piscina de la rehabilitación y han incorporado coches eléctricos para los desplazamientos de personal de hospitalización a domicilio. De los siete vehículos, dos son eléctricos y cinco híbridos. Asimismo, «en los nuevos ambulatorios que hemos inaugurado durante los dos últimos años -la organización Barrualde-Galdakao incluye 77 centros- ya hemos instalado sistemas innovadores que nos permiten ser más respetuosos con el medio ambiente», indicaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos