Cáritas Bizkaia implanta en Basauri su tercer programa de acompañamiento de mayores

Los impulsores de la iniciativa posan en una foto de familia. /LEIRE PÉREZ
Los impulsores de la iniciativa posan en una foto de familia. / LEIRE PÉREZ

La organización pretende terminar con la soledad en un municipio con un 26% de vecinos de más de 65 años

LEIRE PÉREZ BASAURI.

A nadie se le escapa que Basauri es un municipio envejecido. Una de cada cuatro personas tiene más de 65 años y una de cada diez supera los 80 años. Esta realidad ha sido analizada durante los últimos meses por el centro de Cáritas en la localidad, Iturbegi, junto a otras 17 entidades como asociaciones vecinales, de mujeres, hogares de jubilados y centros de salud. Y para dar respuesta a las necesidades que fueron identificadas se pondrá en marcha a partir de enero el proyecto Bizi-Bete, un servicio de acompañamiento que nació en el barrio bilbaíno de Irala hace cinco años y que también funciona en el Casco viejo desde hace dos.

Buscan voluntarios

«Nos dimos cuenta que principalmente aquí como en otros sitios existen tres necesidades: aislamiento social, las barreras arquitectónicas y los problemas a los que se enfrentan las personas cuidadoras de dependientes que dejan a un lado su proyecto vital para volcarse en ayudar», destacó la trabajadora social del centro basauritarra, Marian García. Este centro de día abrirá sus puertas en la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves en Ariz, al ser el barrio con menos recursos de la localidad para personas mayores y carecer de un Hogar del Jubilado. El objetivo es claro. Se trata de un proyecto de acompañamiento y atención personalizada en el que puedan entretenerse y relacionarse para aliviar su tristeza . «A pesar de que están cubiertas otras necesidades asistenciales sigue existiendo un problema importante de soledad motivado por la pérdida de relaciones, como por ejemplo, cuando fallece la pareja o se mueren los amigos», comentó Pili Castro, responsable del área de Mayores de Cáritas Bizkaia

Pero además se busca que «se creen unas redes que eviten que la persona mayor se quede sola en casa cuando empeore su estado de salud. Se establece una red de confianza que permitirá que luego se deje ayudar y que deje acceder a su vivienda a personas que sino no dejaría», explicó Castro. «Hay mayores que se quedan en su casa y no dejan entrar a nadie. Es lo que queremos evitar. En este proyecto habrá un voluntario por cada dos participantes que escuchará, atenderá a las personas y les llamará cuando vengan», aseguró. De momento, siete basauritarras han mostrado su interés en participar en la iniciativa, pero hacen falta más. «Cuantas más personas vengan podremos a atender a más mayores», aseguró Amparo Blanco, responsable de Cáritas Basauri, que animó a acudir al centro o a llamar al teléfono 94 449 16 01.

«Una persona les recibirá en la puerta», comentó. Los voluntarios son la piedra angular de este proyecto, pero también de otros que gestiona el centro Iturbegi. 51 permitieron el año pasado que los diversos proyectos saliesen adelante. En 2016 atendieron a 186 personas que acudieron a los servicios de acogida y necesidades básicas, al proyecto de apoyo socio-educativo con niños Kuttun donde se ayuda a 24 menores. Además, el centro ayudó económicamente a 68 solicitantes con 19.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos