Una boda para tres hermanas

Las tres parejas en sus bodas de oro. / E. C.

Pilar, Ascensión e Isabel González y sus maridos celebran hoy que hace 60 años se casaron en una ceremonia conjunta en la iglesia de San Pedro de Basauri

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Una hermana es para toda la vida. Y, en este caso, dos también. Así lo consideran Pilar (87 años), Ascensión (86) e Isabel González García (85), tres basauritarras que hoy rubricarán el acuerdo matrimonial que firmaron hace sesenta años con sus respectivos maridos. El 23 de septiembre de 1957 decidieron subirse al altar de la iglesia de San Pedro las tres juntas.

«Cada una conoció a su marido por su lado, pero a la hora de casarse fueron las tres el mismo día. La verdad es que es curioso», relata Elisa Medina, hija de Ascen, como la llaman cariñosamente. El ritual que preparaban al despedir a los novios -Lorenzo, Ricardo y Mariano- ya hacía entrever que sus relaciones iban a ir para largo. «Bajaban de una en una a despedir al novio en el portal, según contaba mi abuela», comenta Medina. Hoy celebrarán sus bodas de diamante con una comida. «Ya no están para estar de pie e ir a misa, pero iremos a comer porque siguen manteniendo la ilusión. Hace diez años nos dijeron que había que empezar a preparar el 60 aniversario y así hemos hecho», asegura la hija de la mediana de las tres mujeres.

Para hoy han preparado sus mejores galas y se ha encargado un ramo de flores para cada una de ellas. El menú será especial, como la ocasión merece, y tampoco faltará el recuerdo a los que faltan, como el único hermano varón de estas tres basauritarras. Los 25 y 50 años de casados también los celebraron por todo lo alto, con medio centenar de familiares en la iglesia de San Pedro para rememorar la ceremonia al completo.

Sin comida

En esta ocasión acudirán sus ocho hijos así como sus nietos. «Cuando se casaron no celebraron una comida en ningún restaurante. Era otra época, tenían poco dinero y organizaron el convite en el descansillo de la escalera de casa de mis abuelos. Había un sitio grande y allí estuvieron», detalla Medina.

Pero las penurias que en aquellos años se pasaban sirvieron sin embargo para afianzar las relaciones y valorar a la familia. Desde que dieran el sí quiero no se han separado. «Aunque cada pareja fue a un sitio de viaje de novios, fueron juntos en el mismo tren y los primeros días compartieron destino», explica. Con sus más y sus menos, han recorrido las etapas de la vida de la mano, y eso que ha llovido mucho desde que llegaron a Basauri cuando eran unas niñas procedentes de un pequeño pueblo de Palencia, Requena del Campo, huyendo de los estragos de la Guerra Civil.

Ascen y Pilar hasta han tenido el mismo número de hijos, tres. A Isabel, por su parte, le fue suficiente con dos, aunque incluso para eso parece que se pusieron de acuerdo. «Todos nacimos el mismo año», dice chistosamente Elisa. Las tres son muy conocidas en Basauri, y hasta que se casaron tejían jerséis, una labor que también desarrollaban juntas en la vivienda que compartían con sus padres en el barrio de Benta. Ascen siguió viviendo allí después de casada, mientras que sus dos hermanas crearon hogares independientes. Pero, eso sí, siguieron igual de unidas.

Temas

Basauri

Fotos

Vídeos