Las batallas de gallos se consolidan en Basauri

Campeonato de improvisación celebrado en Galdakao. / MIREYA LÓPEZ
Campeonato de improvisación celebrado en Galdakao. / MIREYA LÓPEZ

La Trintxera acoge el sábado un campeonato de improvisación para visibilizar esta disciplina

LEIRE PÉREZ BASAURI.

La década de los 70 fue el momento en el que el hip-hop nació como una forma de expresión a través de la música en los suburbios de Nueva York. Jóvenes afroamericanos e hispanos conectaban los amplificadores a tope en medio de la calle e improvisaban sus versos. No fue un estilo que cuajó entonces en los pueblos vizcaínos, donde reina el bertsolarismo, aunque más de cuatro décadas después sus ritmos vuelven a la carga y ahora sí parece que están cosechando mayores apoyos entre los jóvenes de esta época.

No es raro que grupos de chavales se concentren en los parques de localidades como Basauri para retarse entre ellos y componer los mejores estribillos. Uno de estos amantes del hip-hop, el vecino de El Kalero Xabier Álvarez, ha hecho un llamamiento a través de las redes sociales para que los jóvenes es se sumen este sábado a una batalla de gallos' en la Trintxera a partir de las seis de la tarde. En el evento primará la destreza mental de los adversarios. «Se llama batalla de gallos porque las dos personas que se retan tienen que lanzar sus versos y quedar por encima del otro, pero sin pasarse, sin ofender, aunque hay una ley no escrita de que lo que pase dentro de la batalla, se olvida luego. Después los contrincantes se dan la mano y punto», asegura.

«Existe una cultura afín al hip-hop manchada con imágenes de bandas callejeras, de suburbios; y queremos enseñar que nada tiene que ver con eso», señala. «En los últimos años cada vez a más jóvenes como yo, con estudios universitarios, les gustan este tipo de música y las batallas porque permiten improvisar y pensar al momento las rimas», defiende. Es por ello que se ha puesto manos a la obra para organizar el acto en el que la persona ganadora se llevará íntegramente el dinero recaudado con las inscripciones, de un euro por cada participante.

En su opinión, este tipo de certámenes son muy similares a los campeonatos de bertsos. «Es igual, pero en castellano. Lo importante es la destreza y habilidad del participante, aunque con un tono más agresivo», comenta. Y aspira a que el Ayuntamiento tome las riendas de esta «forma de entretenimiento juvenil más» y prepare cada cierto tiempo eventos que generan interés entre los más jóvenes. En anteriores ocasiones medio centenar de personas se han reunido a escuchar a los 15 participantes. «Hay chavales que los fines de semana bajan al parque a cantar, es una forma de pasar el rato como otra cualquiera, pero además fomenta la habilidad mental», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos