El Basconia vuelve «a las andadas» y cae en casa ante el 'Somo'

Un momento del partido, disputado en Artunduaga./O.G.M.A
Un momento del partido, disputado en Artunduaga. / O.G.M.A

«Queda guerra por delante, esto son pequeñas batallas», sostiene un Ander Alaña que ya prepara el duelo directo ante el Getxo

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS BASAURI.

Llegaba el Basconia a Artunduaga crecido por su victoria siete días antes en Durango, en el campo del líder. Sin embargo, se dio de bruces con la realidad. Los aficionados que se citaron en el feudo de los de Basauri no daban crédito a cómo puede cambiar tanto una actuación en tan poco tiempo. El Somorrostro se llevó el triunfo por 0-2 el pasado domingo tras un serio partido en el que supo aprovechar las debilidades del rival. «Es una derrota que no podemos decir nada, así que sólo nos queda felicitar al 'Somo' porque fue mejor que nosotros», admitía el entrenador local, Ander Alaña, al término del encuentro.

El mister no podía ocultar al su decepción por la actuación de su equipo. «Estamos jodidos, parecía que habíamos empezado bien el partido pero hemos vuelto a las andadas, y concedimos dos goles...», señalaba. «¿Infantiles?», se le preguntaba. «Por no decir otra cosa», contestaba. Ambos tantos llegaron en la primera parte, con tiempo de sobra para reaccionar, pero los basauritarras no encontraron claridad de cara a puerta y fue imposible la remontada. «Ellos son un equipo muy ordenado y nos costó hacerles ocasiones de gol; salvo una de cabeza de Iker, poco más», lamentaba.

Más información

Lo cierto es que la jornada fue pésima para los tres primeros equipos del Athletic, ya que todos perdieron. En el caso del Basconia, los de amarillo y negro siguen en puestos peligrosos de la clasificación con el descenso acechando. «Hay vida, quedan muchísimos partidos, pero es normal que ahora estemos cabreados», reconocía Alaña. Siguen marcando la salvación con 21 puntos, con sólo 3 más que Anaitasuna y Getxo. Ambos perdieron, mientras que el Bermeo, equipo que les precede en la tabla, ganó. «Sabíamos otros resultados, era partido clave, pero no estuvimos a la altura de lo que el partido correspondía. Queda guerra por delante, esto son pequeñas batallas», decía un técnico consciente de que sumar los tres puntos habría puesto tierra de por medio.

Lesionados

La siguiente batalla se producirá en Fadura el próximo sábado en un encuentro marcado en rojo en el calendario. «El Getxo es un rival directo y es vital, ahora tenemos un calendario en el que nos enfrentamos a equipos directos», enfatizaba el técnico, quien cree que, aun así, no será decisivo. «Independientemente de lo que pase, esto todavía es muy largo», avisaba.

Para este encuentro, Alaña seguirá pendiente de la enfermería. Ante el Somorrostro tuvo que realizar diversos cambios en el equipo obligado por las ausencias en forma de lesiones. «A ningún entrenador nos gusta cambiar tanto el once», señalaba.

No estuvieron Thaylor y Celador, dos de las incorporaciones del mercado invernal, fichajes que, en opinión de Alaña, han otorgado un salto cualitativo. «Estamos en una línea ascendente en general, llevábamos un mes bastante bueno donde el equipo ofrecía más solvencia. Los fichajes se hacen para intentar darle más nivel al equipo y los que han llegado nos dan mucho», subrayaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos