Basauri retomará en marzo las reuniones para aplicar cláusulas sociales

Un operario del servicio de limpieza de Basauri.E/E. C.
Un operario del servicio de limpieza de Basauri.E / E. C.

EH Bildu y Podemos denuncian que hace «año y medio» que no hay ningún encuentro

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El Ayuntamiento de Basauri retomará a partir de marzo las reuniones para trabajar en una normativa propia que aborde la incorporación de cláusulas sociales en los contratos públicos. Así lo confirmaron portavoces del equipo de gobierno en respuesta a las críticas de EH Bildu y Basauri Bai, que denuncian que hace «año y medio» que no se celebra ningún encuentro para abordar este asunto. Desde el Ejecutivo local precisaron que si optaron por dejar de convocar estas citas es porque en marzo entrará en vigor una nueva ley vasca de contratación. Preferían esperar porque esta normativa «permitirá aplicar más posibilidades» en los pliegos de contratación.

Desde la Administración local, en todo caso, destacaron que, a día de hoy, ya se tienen en cuenta criterios sociales y, cuando hay un empate entre dos empresas, se adjudica a la que tiene más trabajadores discapacitados. El objetivo, además de beneficiar a personas con diversidad funcional, pasa por facilitar la incorporación de mujeres o de parados de larga duración a los servicios municipales subcontratados.

La coalición soberanista, precisamente ante la entrada en vigor de la nueva ley, exigió que «se retome el proceso de elaboración» de un documento propio y pidió que se lleve a cabo un proceso participativo para que las diferentes organizaciones sociales y sindicales hagan aportaciones. «Censuramos que desde hace año y medio no se haya celebrado ninguna reunión», lamentaron.

Contrato elevado

La marca de Podemos en el municipio, por su parte, se centró en el contrato de limpieza viaria y recogida de basuras, que el equipo de gobierno prorrogó durante dos años más a Cespa. El concejal Javi Giraldo reprochó esta ampliación por la «nula contratación de mujeres». «Un ejemplo lo podemos ver en el pueblo catalán El Masnou, donde este mismo contrato plantea la contratación de un 50% de mujeres», afirmó el edil.

El Ejecutivo local defendió que, como es un contrato de 32 millones de euros se deben elaborar «con tiempo» unos pliegos «adecuados». «Al tratarse de un concurso con un importante coste de amortización de maquinaria, ya se ha amortizado gran parte y el servicio costará 320.977 euros menos al año que si se contrata a otra empresa ahora», indicaron desde el Ejecutivo local. El edil Asier Iragorri subrayó en ese sentido que «cuando se elaboren los nuevos pliegos será el momento de ver qué queremos para los próximos diez años; estudiar cómo se incluyen las cláusulas sociales y qué incidencia queremos que tengan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos