Basauri retoma la reivindicación de soterrar las vías del tren en Lehendakari Aguirre

Las vías son la principal barrera del municipio. / E. C.
Las vías son la principal barrera del municipio. / E. C.

La asociación de vecinos denuncia además que el túnel que salva la brecha arquitectónica es «ruidoso y un punto negro para las mujeres»

LEIRE PÉREZ BASAURI

Si de algo puede presumir Basauri es de estar bien comunicado. Goza de prácticamente todos los servicios de transporte posibles, pero esa realidad le lleva a ser uno de los municipios con más brechas arquitectónicas de la comarca y a estar dividido en dos. Lehendakari Aguirre, una de las calles más céntricas y más usadas de la localidad, es un buen ejemplo de ello.

Y el barrio de Bidebieta es el tramo más perjudicado de este entorno, porque, a pesar de que se beneficia de los privilegios de tener una estación de tren, las vías le han robado calidad de vida y su instalación obligó hace décadas a construir un largo paso subterráneo. La estructura soterrada de hormigón es la única opción posible a día de hoy para salvar el trazado ferroviario, aunque sus vecinos se niegan a convivir con el subterráneo de por vida. Solicitan que se retome la idea que se manejó en el masterplan de regeneración la época del Gobierno socialista, que consistía en soterrar las vías del tren y la estación para de paso desterrar el túnel y ganar nuevas zonas de esparcimiento.

Y, aunque el nuevo proyecto para la zona del Ejecutivo del PNV no contempla el soterramiento, el Ayuntamiento ha tomado en cuenta la reclamación de la asociación de vecinos de Bidebieta y el alcalde, Andoni Busquet, se compromete a «trabajar en este sentido y reivindicarlo, porque sería la solución ideal», asegura. «Se va a poner encima de la mesa. Hemos conseguido que el Tren de Alta Velocidad pase con el mínimo impacto por Basauri, así que, ¿por qué no conseguir otras cosas?», señala.

Busquet cuenta con el apoyo del resto de partidos políticos, aunque se muestra «realista» y reconoce que es un proyecto «complicado y costoso». Mientras llega un compromiso en este sentido por parte de Adif, que es a fin de cuentas la entidad responsable de la infraestructura, el equipo de gobierno recuerda que la zona mejorará con el plan de regeneración de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe. «Se pueden hacer medidas para paliar el ruido, mejorar el entorno y solucionar los puntos negros», añade el regidor. «El futuro plan de regeneración urbanística tendrá un efecto muy positivo en el barrio», afirma.

La asociación vecinal, por su parte, desgrana los efectos del túnel. «La gente joven, y sobre todo las chicas, intentamos evitar por la noche transitar, es un punto negro. Nos da miedo, además del ruido espantoso que genera», explica Oihane Arrojo en representación del colectivo. «Nuestro barrio está dividido y sabemos que es una barrera arquitectónica complicada, pero queremos que se ponga encima de la mesa su debate y que se estudie su futuro de cara a las próximas actuaciones. Que se tenga en cuenta la problemática», pide.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos