Basauri retoma el Mapa de la Ciudad Prohibida

Manifestación durante los últimos 'Sanfaustos' para denunciar las agresiones sexuales que sufrieron dos mujeres en fiestas./IGNACIO PÉREZ
Manifestación durante los últimos 'Sanfaustos' para denunciar las agresiones sexuales que sufrieron dos mujeres en fiestas. / IGNACIO PÉREZ

El Consistorio incorporará la perspectiva de género al PGOU para convertir la localidad en un lugar más seguro para las mujeres

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Las ciudades son en ocasiones inhóspitas para las mujeres. El urbanismo no las ha tenido en cuenta durante décadas y se encuentran con municipios sombríos, llenos de recovecos e incluso con túneles y pasos de obligado cumplimiento que, sin embargo, generan pavor entre las usuarias. Basauri, una localidad perfilada a golpe de ladrillo en las décadas de los cincuenta y sesenta como consecuencia de la necesidad de mano de obra en las fábricas, no tuvo en cuenta entonces la mirada femenina. Y esas carencias, que todavía se arrastran en algunas calles, se intentarán limar en el futuro desarrollo del municipio.

El Ayuntamiento ha obtenido para ello una subvención de 13.350 euros proveniente del Gobierno vasco, una cuantía que le permitirá «integrar la perspectiva de género en el planeamiento urbanístico». La ayuda en estos momentos es de vital importancia, puesto que la institución local se encuentra revisando el Plan General de Ordenación Urbana, un documento que diseña el urbanismo del futuro.

Subvención.
El Gobierno vasco aporta 13.350 euros para que el Ayuntamiento incorpore la perspectiva de género al nuevo Plan General de Ordenación Urbana.
Mejoras.
Se tomarán en cuenta factores como la visibilidad, la iluminación y la forma y dónde se construyen las viviendas, evitando pasadizos y soportales.
Diagnóstico.
Se revisará la situación actual como punto de partida.

Hace unos meses EH Bildu solicitaba precisamente a los mandatarios locales que tuvieran en cuenta esta perspectiva y que los planos, informes y documentos fueran vistos por mujeres. «El diseño urbano puede servir para crear mayor o menos sensación de seguridad», explicaron portavoces municipales. Y, por tanto, se tomarán en cuenta factores como la visibilidad, la iluminación, la posibilidad de orientarse con facilidad o la forma y dónde se construyen las viviendas, evitando pasadizos y soportales. «La revisión del planeamiento urbanístico en la que nos hallamos inmersos es una buena oportunidad para incorporar la perspectiva de género y aquellas cuestiones en las que se han trabajando en los últimos años en el Mapa de la Ciudad Prohibida», añadieron las mismas fuentes.

Participación ciudadana

Así, se realizará un diagnóstico inicial, se definirán los objetivos de calidad urbana desde esa visión igualitaria y se desarrollarán acciones para cumplir los objetivos marcados. A medida que se vayan completando las distintas fases, se abrirá a la participación ciudadana para que se valore y, sobre todo, de cara a que las mujeres aporten su percepción. El documento final recogerá la estrategia a seguir, los objetivos, así como plazos de ejecución, presupuesto requerido y posibles líneas de financiación.

Desde el Ejecutivo local recordaron que no se parte de cero. El PGOU que ahora se revisa es de 1998, pero ya en 2002 el área de Igualdad elaboró un Mapa de la Ciudad Prohibida para las mujeres, informe que se amplió en 2010 y al que se incorporó un Mapa de las Huellas en el que se identificaban espacios del municipio con una destacada presencia femenina.

Estas herramientas, puestas en marcha también en otras localidades, suponen un acercamiento a una realidad en la que las vecinas no sienten seguridad por la noche y sí miedo a sufrir agresiones sexuales. Esa situación termina por restringir su libertad de movimiento y las impide poder disfrutar de los espacios y regresar a casa tranquilamente. En el documento se identificaron una serie de puntos negros sobre los que a partir de ahora se incidirá para mejorarlos.

Temas

Basauri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos