Basauri impulsa un programa para detectar el bullying machista en el instituto Uribarri

Manifestación celebrada en fiestas para denunciar dos agresiones a mujeres. / IGNACIO PÉREZ
Manifestación celebrada en fiestas para denunciar dos agresiones a mujeres. / IGNACIO PÉREZ

El área de Igualdad del Ayuntamiento desarrollará este año varias de las acciones incluidas en el plan contra la violencia hacia las mujeres

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Llegar a los más jóvenes y a aquellos lugares en los que nace el germen de una violencia machista que años después muestra su peor cara es el objetivo del área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. Ejemplo de lucha feminista, el año pasado la institución local presentó un ambicioso plan contra esta lacra, documento que comienza a dar algunos pasos firmes y a desarrollar el más de medio centenar de acciones previstas. Y una de las primeras intervenciones será dejar el plano más teórico para saltar a las aulas del instituto Uribarri y desterrar el machismo desde la juventud.

El Consistorio trabajará en el centro con la comunidad educativa para detectar e impedir casos de bullying machista, conductas de acoso entre jóvenes y con las chicas como principal destinatarias. Se quiere así conseguir «educar de otra manera», explica Anabel Sainz, técnica de Igualdad del Ayuntamiento.

Porque es precisamente a través de la educación como se puede revertir el orden de los sucesos y evitar, por ejemplo, que los niños peguen a las niñas, actitudes que con el paso del tiempo van empeorando al darse por buenos comportamientos discriminatorios y machistas. Por eso es imprescindible que los docentes estén formados y sepan detectar este tipo de conductas negativas.

El área de Igualdad lleva meses enfrascada en el proyecto, y ya se ha reunido con el grupo motor. «Sin la implicación del centro educativo no se podría hacer», comenta la trabajadora municipal. Y es que los diferentes estamentos, como el personal docente, los padres y los alumnos, tienen un papel destacado. «Se han animado la dirección, la jefatura de estudios y dieciocho profesores», añade Sainz.

Además del área de Igualdad se sumarán al proyecto dos técnicos más que serán contratados para trabajar específicamente en el desarrollo de la iniciativa contra el bullying machista y en el proyecto de igualdad. Cada uno de ellos, contratados en los próximos meses gracias al plan de empleo, cofinanciado por el Ayuntamiento y el Gobierno vasco, trabajarán cuatro meses.

El plan contra la violencia de género tiene una duración de cuatro años. Durante este y el próximo ejercicio se llevarán a cabo varias acciones. Posteriormente, se hará una evaluación y, a partir de 2019, una vez convertidas las ideas en programas de trabajo, se continuará con los proyectos durante dos años más.

Tres líneas estratégicas

El año pasado, cerca de un centenar de personas, entre ellas técnicas de Igualdad de otros ayuntamientos, pero también personal de la judicatura y de la salud, acudieron a la presentación en la Casa de las Mujeres, Marienea, de este plan, que supone un punto y aparte en la lucha contra la violencia machista. Está vertebrado en tres líneas estratégicas como sensibilización; prevención; y toma de conciencia desde el punto de vista de la atención integral, la recuperación y el empoderamiento y la denuncia pública, la memoria y la reparación.

Fotos

Vídeos