Basauri construirá la segunda pasarela peatonal de Urbi en el primer trimestre de 2018

La pasarela conectará las dos plazas elevadas. / AYTO. DE BASAURI
La pasarela conectará las dos plazas elevadas. / AYTO. DE BASAURI

La estructura, en fase de licitación, será de acero corten, como la que ya sobrevuela el Nervión y conecta con Ariz

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El Ayuntamiento de Basauri reforzará la accesibilidad en el barrio de Urbi a partir del primer trimestre del próximo año. Será entonces cuando arrancará la construcción de una pasarela peatonal, que conectará las dos plazas interiores elevadas que se ubican en la zona cercana a la oficina de Lanbide y que actualmente están separadas por una calle en la que los coches estacionan.

La infraestructura permitirá, además de eliminar la brecha, simplificar la conexión a la otra pasarela construida hace dos años para acortar el recorrido que los residentes en esta zona tenían que completar a la hora de dirigirse al centro de la localidad, pero también al ambulatorio y a la estación del metro. A lo largo de los próximos días se iniciará la tramitación administrativa para contratar a la empresa que ejecutará las obras, según explicó la concejala de Urbanismo, Nerea Renteria. La edil incidió en la «mejora de la accesibilidad y la movilidad en el barrio de Urbi y en el entorno» que supone la actuación, incluida en los presupuestos de este año a propuesta del grupo municipal socialista. Para la realización se dispone de un presupuesto base de 102.281 euros y el plazo estimado de ejecución es de tres meses .

La pasarela tendrá una anchura de 3,8 metros, aunque serán tres los metros que podrán utilizar los viandantes para caminar. Prestará servicio al casi millar de vecinos que reside en la zona y en el conjunto de bloques conocidos como la colmena. Para no desentonar con respecto al puente ya construido, los técnicos del Ayuntamiento han decidido que la estructura sea del mismo estilo estético que la que sobrevuela el río Nervión y une Ariz con Urbi desde hace algo más de dos años.

Poco mantenimiento

Así, estará formada por dos vigas cajón invertidas de acero corten, que servirán a la vez de barandillas y que se apoyarán en unos estribos que se ejecutarán por delante de las fachadas de los edificios más cercanos. Los responsables municipales han optado nuevamente por este elemento por su calidad. «El acero corten es un material óptimo por su durabilidad y escasa necesidad de mantenimiento», aseguró Nerea Renteria.

El apoyo del PSE al PNV para que pudiera aprobar los presupuestos de este año ha permitido esta intervención, pero también otras de menor cuantía que en su conjunto alcanzan una inversión de medio millón de euros distribuidos en diversas obras de accesibilidad y mejora urbanística.

Fotos

Vídeos