El balneario de Orduña oferta 28 puestos de trabajo

La Aduana permanece cerrada desde diciembre de 2014. / E. C.
La Aduana permanece cerrada desde diciembre de 2014. / E. C.

Lanbide gestiona los empleos, cuya incorporación está prevista para marzo de este año, fecha en la que se pretende abrir el hotel

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

La reapertura, tras más de tres años cerrado, del hotel-balneario de Orduña ya está comenzando a generar movimiento en la ciudad. Ahora, Orduña Plaza, nombre bajo el que, previsiblemente a finales de marzo, se pondrán en marcha de nuevo las instalaciones, de cuatro estrellas, busca trabajadores.

La empresa que se hará cargo del complejo, la misma que está al frente del spa de Areatza, ha abierto el plazo, hasta el 12 de febrero, para que los interesados se presenten a la oferta de empleo, que incluye 28 puestos. La preselección se hará, según precisan desde el Ayuntamiento, propietario del imponente edificio del siglo XVIII, «exclusivamente a través de Lanbide».

Asimismo, avanzan que, en las conversaciones con el nuevo inquilino de La Aduana, «acordamos que se priorizará a los trabajadores de la comarca». Añaden, además, que «a la propia marca le interesa que sus trabajadores vivan cerca de su puesto de trabajo», como sucedía con gran parte de la veintena de personas que fueron a la calle cuando entró la anterior gestora en concurso de acreedores. De esta manera, funcionará de nuevo la que era la empresa más grande de la ciudad, que además estaba llamada a ser un motor que reactivara la economía orduñesa.

Para poner en marcha el balneario, y de acuerdo a los perfiles que oferta la página web del Servicio Vasco de Empleo, hacen falta un jefe de cocina, cinco cocineros, un maitre, cinco recepcionistas, cinco camareros, una persona de mantenimiento, cinco camareros de piso y cinco masajistas y terapeutas. La incorporación, según recoge Lanbide, es para marzo, ya que se pretende aprovechar el movimiento de turistas durante la Semana Santa, y se valorarán los conocimientos que tengan de euskera e inglés las personas que se inscriban. Los contratos serán temporales en la mayoría de los casos, a turnos y a jornada completa.

Caída del turismo

La Administración local confía en que la reapertura de las instalaciones, inauguradas en 2005 tras una inversión municipal de 6,2 millones de euros, dé algo de aire tanto a las arcas públicas -la compañía pagará un canon a partir del cuarto año, hasta entonces estará exenta- como a los negocios orduñeses en general.

Y es que el Ayuntamiento cifra en un 18% la pérdida anual de turistas por el cierre del balneario, una caída que ha afectado a comercios y establecimientos hosteleros. Tanto es así que en 2014 -La Aduana cerró en diciembre de ese año- se registraron en la localidad 7.757 turistas y, durante el ejercicio siguiente, ya sin esa atractiva oferta de alojamiento, fueron 6.369 los visitantes que se acercaron a la oficina de turismo. El Consistorio concluye, por lo tanto, que el descenso está ligado al cese del servicio, pues «desde el 2015 las cifras anuales de turistas se han mantenido» en esos términos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos