El Ayuntamiento de Basauri declara la guerra a los resbalones

La empinada calle Doctores Landa es una en las que el Ayuntamiento ha actuado. / E. C.
La empinada calle Doctores Landa es una en las que el Ayuntamiento ha actuado. / E. C.

Picará el pavimento en las calles Rioja, Uribarri y Gipuzkoa para mejorar la adherencia de las baldosas

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Con un invierno que hasta la fecha ha sacudido con fuerza, algunas calles de Basauri, condicionadas por su carácter empinado, se convierten en auténticas pistas de patinaje. La lluvia y la humedad obligan a andar con cuidado para no darse un resbalón en algunas de las baldosas que, con el paso del tiempo, y al estar expuestas a las adversas condiciones meteorológicas, han ido perdiendo su agarre.

Para evitar que los ciudadanos sufran una caída, y que al Ayuntamiento le suponga una reclamación y hasta incluso una sanción económica, la institución local aplicará en los próximos días un tratamiento antideslizante en la acera de varias calles para «mejorar el tránsito en esos puntos», según explicaron ayer portavoces del Consistorio. Apuntaron en este sentido que «se ha venido haciendo en otros lugares y siempre que se ha detectado una zona en la que se pueden producir resbalones». En algunas ocasiones son los propios técnicos los que se han percatado del déficit y en otras, como en estos últimas, los propios vecinos han trasladado al Consistorio la necesidad de actuar, tras lo que los operarios municipales han comprobado que existe un problema de desgaste del azulejo.

Para corregir la deficiencia se utilizará una técnica denominada «abujardado», que consiste en picar el pavimento para que su agarre sea mayor. Esta técnica, precisaron responsables municipales, también se realiza en otras localidades puesto que la problemática es «similar». La intervención se llevará a cabo durante las próximas semana en zonas de las calles Rioja y Uribarri, así como en el entorno del número 19 de Gipuzkoa, y se aplicará en el suelo con la conocida como baldosa de Bilbao que, por otro lado, es la más usada en el municipio, al estar formado por relieves que permiten mayor adhesión.

Se aplica golpeando las baldosas hasta que se puntean y queda un suelo rugoso

Desde el Ayuntamiento aseguraron que «en los últimos años se ha venido aplicando también esta técnica en calles como Bingen Anton Ferrero, Lehendakari Aguirre, en el área frente a Los Burros y en la intersección de Doctores Landa con Gipuzkoa, entre otros».

La mayoría de los tropezones pasan sin más, pero hay un pequeño número que continúan su camino a través de quejas. Para estos casos de reclamaciones patrimoniales, el Consistorio cuenta con un seguro con franquicia de hasta 6.000 euros, límite que en caso de indemnización sería, como en otros casos de seguros como el de coche, asumido por las arcas municipales. Pero, para que la queja prospere, se tiene que demostrar realmente que la caída se ha debido al deterioro del pavimento. No siempre está provocado por un «mal estado» de la calle, recordaron desde el Ejecutivo.

Temas

Basauri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos