Arreglan el tejado de la ermita de Ariz para que las asociaciones puedan utilizarla

El Ayuntamiento pretende mantener «en buen estado» el patrimonio municipal. /MIREYA LÓPEZ
El Ayuntamiento pretende mantener «en buen estado» el patrimonio municipal. / MIREYA LÓPEZ

El edificio del siglo XVII goza de protección especial y es uno de los elementos patrimoniales más importantes del municipio

FIRMA LEIRE PÉREZ BASAURI.

A pesar de estar acorralada por decenas de edificios de pisos, la ermita de Ariz, un edificio contiguo a la Casa Torre del mismo nombre, no se ha dejado acoquinar. Reclama su espacio y luce esplendorosa, aunque el paso del tiempo también comienza a pasarle factura. El edificio, en pie desde el siglo XVII y construido por los maestros canteros Santiago de Goyri y Juan de Elguezabal, lleva un tiempo con la cubierta «muy deteriorada», lo que provoca «goteras», según admiten desde el Ejecutivo local. El edificio es de propiedad municipal y tiene régimen de protección municipal, así que el Ejecutivo local ha decidido comenzar el año poniéndolo a punto. En las próximas semanas la empresa adjudicataria iniciará el tajo que tendrá una duración aproximada de dos meses y un coste estimado de 40.808 euros. «La estructura de madera se encuentra en buen estado», afirmaron portavoces municipales, lo que ha permitido que el precio de la obra no sea más elevado.

La intervención convertirá el edificio en un lugar seguro de cara al nuevo uso que le pretende dar el Ayuntamiento. Los responsables municipales han decidido que los basauritarras puedan utilizar el recinto para otras funciones más allá que las relacionadas con el culto religioso. La ciudadanía y las asociaciones del municipio podrán darle un uso social y cultural, aunque para que esto sea posible el Ayuntamiento debe regular una serie de condiciones.

La ermita cuenta con una ubicación excelente, en el núcleo urbano y próxima a la Casa Torre, un palacio renacentista del siglo XVI, que ha sufrido dos rehabilitaciones integrales en los últimos cuarenta años. La primera para evitar su ruina en 1984 y seis años después para transformarla en una de las casas de cultura, con mayor actividad del municipio.

La reparación del edificio de Ariz, recuerdan portavoces municipales , tiene que ver con mantener en correctas condiciones el «patrimonio municipal», puesto que la ermita es un bien del pueblo, si bien en los últimos años el Ayuntamiento ha firmado un acuerdo con el Obispado para rehabilitar otro edificio emblemático del municipio, como es la iglesia de San Miguel.

Pórtico norte

A cambio de abrir el pórtico norte a usos culturales y artísticos por parte de la ciudadanía, la Diputación y el Ayuntamiento compartieron en 2016 con la Iglesia los 163.000 euros que costó la intervención. El edificio es del siglo XVI y ya anteriormente dentro del mismo acuerdo se arregló la nave central. Fue en 2010 cuando la entonces alcaldesa, Loly de Juan, coincidiendo con el 500 aniversario de la ciudad, firmó el convenio para conservar «uno de los pocos edificios de aquella época», señaló. Sin embargo, no fue hasta seis años después y cuando las arcas municipales pudieron habilitar una partida para cumplir el acuerdo, puesto que existían encima de la mesa otras prioridades.

Temas

Basauri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos