«Cuando hay un accidente en Saratxo los teléfonos no paran de sonar en Orduña»

Aginako, ayer durante la comparecencia./AYTO. DE ORDUÑA
Aginako, ayer durante la comparecencia. / AYTO. DE ORDUÑA

La alcaldesa de la ciudad, Idoia Aginako, intervino ayer en las Juntas Generales de Álava para reclamar que la variante no sufra más retrasos

ASIER ANDUEZAORDUÑA

La alcaldesa de Orduña, Idoia Aginako, compareció ayer en la comisión de Infraestructuras Viarias y Movilidad de las Juntas Generales de Álava para abordar el proyecto de reforma de la A-625 en el tramo que conecta Amurrio con la ciudad vizcaína. «Cuando hay un accidente en Saratxo los teléfonos no paran de sonar en Orduña para saber si hemos llegado bien a casa», explicó en su discurso ante todas las fuerzas políticas representadas en la Cámara del territorio vecino. La regidora subrayó que «los orduñeses están hartos de ver cómo no se hace realidad, cuando somos los mayores perjudicados. Las reivindicaciones que hacen Saratxo o Amurrio –contrarios a algunas partes del proyecto por su «impacto» medioambiental– nunca se podrán comparar con la cantidad de muertos que se producen cada año».

En ese sentido, recordó que, si bien los vecinos de la localidad alavesa y su pedanía «no tienen la necesidad de ir a Orduña a menudo», los vizcaínos se ven obligados a hacer frecuentemente el trayecto a la inversa. Algunos, para ir a trabajar a Llodio y Amurrio, pero también los jóvenes para acudir al instituto y la mayoría de orduñeses para desplazarse al hospital de Galdakao.

Además, Aginako censuró que se sigua aplazando la construcción de la nueva carretera. La alcaldesa exigió «que las obras se liciten y comiencen en 2019 y se reserve una partida para ellas, como se ha prometido, porque ya estamos oyendo que el proyecto se va a volver a retrasar».

La construcción de este vial, clave para el desarrollo del municipio y uno de los más peligrosos que existen entre ambos territorios, colea desde que en 1986 los entes forales de Bizkaia y Álava firmaran el llamado convenio del Árbol Malato.

Travesía en vez de variante

Los alcaldes pedáneos de las juntas municipales de Arrastaria apoyaron a Orduña en sus reivindicaciones, ya que se tienen que trasladar a diario por esta vía, mientras los vecinos de Saratxo y Lekamaña optan por construir una travesía en vez de una circunvalación, la opción, esta última, que recoge el proyecto, que apenas ha sufrido variaciones desde su diseño inicial. Sin embargo, Josune Irabien, alcaldesa de Amurrio, explicó que, según los técnicos, «ojalá fuera viable hacer una travesía, pero los terrenos son muy inestables y no existe una recta con arcenes como hay en Respaldiza». Irabien añadió que «no estamos de acuerdo con el proyecto tal y como está planteado, por lo que hemos pedido rectificaciones. Sabemos que una consultoría externa lo está mirando y, si estamos de acuerdo con lo que decidan, apoyaremos que, por fin, salga adelante, porque consideramos que es prioritario. Eso sí, no apoyaremos esta carretera a cualquier precio».

Fotos

Vídeos