El Correo

El Ayuntamiento de Basauri sacará a un barrio del limbo legal tras casi dos décadas

  • La Administración local quiere apostar por la «rehabilitación» de zonas degradadas como Larrazabal, que volverá a ser suelo urbano

Tras varios años de construcción feroz y posterior pinchazo de la burbuja inmobiliaria, las tendencias están dando un giro hacia políticas más sostenibles. Las administraciones vascas apuestan por un desarrollo más mesurado y contenido. El nuevo Plan Territorial Parcial (PTP) que está elaborando la Diputación va en ese sentido, y el Ayuntamiento de Basauri seguirá también sus pasos. La institución local prevé de cara a la próxima década desarrollar una política de rehabilitación de viviendas en las zonas degradas de la localidad «siempre que sea posible social y económicamente», explicó el alcalde, Andoni Busquet. Y será el barrio de Larrazabal el primero en el que el Consistorio aplicará las nuevas directrices.

Después de casi dos décadas fuera de ordenación urbana y sufriendo una degeneración constante, la decena de bloques de viviendas que pueblan esta zona dejará de estar en un limbo urbanístico. No penderán de un hilo, ni tampoco de un derribo para dar paso a un nuevo barrio, como se diseñó inicialmente. El Ejecutivo local ha confirmado que dará vía libre en el futuro Plan General de Ordenación Urbana a la revitalización de este enclave desde «la rehabilitación».

Cumplirá así una de las reivindicaciones vecinales para abandonar la «marginalidad y conflictividad» que en los últimos años se ha apoderado de la zona, según denuncian los propios residentes. Al estar fuera de ordenación, la tasación de sus viviendas en el mercado había caído –también si se produjera una eventual expropiación– y no podían ejecutar obras de modernización, ampliación o que incrementasen el valor (solo de mantenimiento). Por ello, pedían volver a ser suelo urbano o que les realojasen en alguna de las nuevas promociones. El año pasado el Ejecutivo local destinó 50.000 euros dentro del capítulo de inversiones a redactar un plan de actuación que permitiera obtener una «fotografía socioeconómica de la zona» y conocer si era posible un «plan de regeneración integral», anunció entonces Busquet.

Tope de viviendas

La idea que maneja el equipo de gobierno es rehabilitar otras zonas del municipio también degradadas, aunque todavía no han querido adelantar más actuaciones a expensas de clarificarlas en el nuevo plan. Las viviendas deterioradas de Kareaga Goikoa podrían ser otras de las beneficiadas. El alcalde ha anunciado que se está desarrollando «un estudio», tal y como solicitó el PP, para conocer el estado de los edificios y ver su posible reconstrucción.

Dar aire al parque de viviendas basauritarra irá en detrimento de la construcción. Así, de momento, en los próximos años se contempla levantar en torno a 1.400 pisos, por debajo de los 2.262 que como tope permitiría edificar el futuro PTP. «Tenemos poco territorio libre, nuestra prioridad es rehabilitar y consolidar lo que tenemos. Nos hemos decantado por los mínimos construibles y por la existencia de zonas verdes», defendió el portavoz de EH Bildu, Javi Valle, en su apoyo a los jeltzales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate