El Correo

La falta de dinero retrasa de nuevo la llegada de la Línea 5 a Galdakao

Trabajadores en la Línea 3 de Metro Bilbao en la estación de Otxakoaga.
Trabajadores en la Línea 3 de Metro Bilbao en la estación de Otxakoaga. / BORJA AGUDO
  • El Gobierno vasco confirma que el proyecto «no es una prioridad» en la nueva legislatura. El inicio de obras se aparca al menos hasta 2021

La Línea 5 de Metro Bilbao tendrá que esperar. Otra vez. El Gobierno vasco no contempla iniciar las obras del trazado que unirá Etxebarri y Galdakao a lo largo de la legislatura recién abierta e incluso sopesa revisar el proyecto para reducir sus costes. «No es una prioridad», han confirmado portavoces del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras. La ejecución de la Línea 5 se aparca, al menos, hasta 2021, y la inauguración no llegará en cualquier caso antes de 2026. Siempre según los cálculos más optimistas.

Con el inminente final de las obras de la Línea 3, la lógica hacía pensar que el siguiente proyecto en arrancar sería el de Galdakao. Lleva sobre la mesa casi tanto tiempo como el ramal Etxebarri-Matiko. «Nosotros no pedimos que se ponga el dinero mañana mismo, pero el año que viene será clave porque se liberan recursos», había reconocido el alcalde galdakaotarra, el jeltzale Ibon Uribe, las pasadas navidades. Pero no. Hasta 2020 el Gobierno vasco únicamente tiene previsto realizar el estudio informativo del proyecto para extender el suburbano de Matiko al aeropuerto, ciertos trámites administrativos previos de la Línea 4, la que llegará a Rekalde, y, quizá, revisar los planes para Galdakao que, en principio, ya estaban finiquitados.

Fuentes de Lakua insisten en que no habrá movimientos de calado en el metro de Bilbao «porque no da para todo». El Ejecutivo sigue sin recuperar sus mejores niveles de recaudación previos a la crisis y la mayor parte de las inversiones en infraestructuras de la próxima legislatura se van a destinar al TAV. El Ejecutivo autonómico debe rematar las labores de la ‘Y’ vasca en Gipuzkoa -adelanta el dinero que luego le rembolsa el Gabinete Rajoy- y está a punto de firmar un convenio con Fomento para ejecutar conjuntamente los accesos a las capitales y las estaciones. Costarán, en conjunto, más de 800 millones de euros que deben sufragarse entre Vitoria, Madrid y los ayuntamientos. A esto, el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras añade durante los próximos cuatro años diferentes labores para impulsar el metro de San Sebastián, mejorar los puertos y la implantación del autobús eléctrico en la capital guipuzcoana y en Vitoria.

El hospital ¿y Usansolo?

Aunque la aprobación del Plan Territorial Sectorial (PTS) de la red ferroviaria vasca reclama desde 2003 que se actúe con urgencia en Galdakao, el proyecto para llevar el metro a la localidad lleva una década empantanado por la crisis y las dudas en torno al trazado. La Línea 5 nacerá en Etxebarri, compartirá los primeros metros de la ruta del suburbano que va a Basauri y luego se bifurcará cerca de las cocheras de Ariz para ‘saltar’ el Nervión y la N-634 hacia el barrio galdakaotarra de Aperribai. Después se detendrá en Bengoetxe y en el centro de la localidad antes de finalizar su recorrido en el hospital de Usansolo.

Pero los planes no han sido siempre estos. Ha habido al menos tres rediseños. El primer trazado, presentado en mayo de 2007, solo contemplaba dos estaciones -Aperribai y Galdakao centro-. En 2010 se añadió al dibujo el apeadero de Bengoetxe, otro previo en el barrio basauritarra de Sarratu -que después se ha descartado- y, sobre todo, se habló por primera vez de extender el recorrido hasta el hospital. Un estudio técnico lo desaconsejaba por su «falta de rentabilidad social», pero el Gobierno vasco siguió adelante. Se considera que la necesidad de mejorar las conexiones del centro sanitario, cuyo entorno está totalmente saturado de coches, es mayor que cualquier otra reticencia. En busca de más usuarios potenciales, el Gobierno vasco se planteó añadir una última estación intermodal en Usansolo que permitiera conectar Metro Bilbao con las rutas de Eusko Tren que llegan del Duranguesado y el Valle de Arratia. Primero se le dio el visto bueno, luego se eliminó de los planos y a finales del pasado año volvía a ser «una opción».

Entre reflexión y reflexión Galdakao ha registrado durante el último lustro una manifestaciones vecinal, que recibió el apoyo unánime de los partidos políticos de la localidad, para pedir que se aclare el futuro de la Línea 5 y se recogieron 40.000 firmas -el municipio tiene 29.000 habitantes- para «presionar» al Gobierno autonómico. También se ha puesto en marcha una polémica lanzadera para conectar con el suburbano -primero a Etxebarri y ahora a Bolueta- y un autobús ‘express’ que conecta el centro urbano y la termibus.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate