El Correo

«Si todos los comercios cerramos, Etxebarri será un pueblo fantasma»

  • El colectivo de minoristas anima a comprar «en las tiendas de toda la vida» en lugar de desplazarse a grandes superficies o a Bilbao y Basauri

  • Nieves Sebastián Asociación de comerciantes

Desde el pasado noviembre los comerciantes de Etxebarri cuentan con un símbolo con el que identificarse, una sonrisa verde. Imitando iniciativas que tan buenos resultados han dado, por ejemplo, en la capital vizcaína, confían en que los vecinos les respalden y visualicen las ventajas de comprar en la localidad. O al menos así lo espera la presidenta del colectivo local de minoristas, Nieves Sebastián.

– ¿Es necesario que el comercio tenga una marca propia?

– La mayoría cree que sí lo es; algo que nos identifique y nos respalde.

– ¿Cómo surgió la idea?

– Empezamos a trabajar para potenciar el pequeño comercio. Al principio no teníamos en mente poner en marcha una marca como tal, pero al final nos pareció buena idea. Si conseguimos que funcione como la B de Bilbao y la gente identifica la sonrisa con Etxebarri, podríamos decir que es una prueba conseguida.

– ¿Cuáles son los objetivos?

– Identificarnos como un pueblo amable y fomentar el pequeño comercio, el trato más cercano y la amabilidad. En definitiva, los beneficios que aportan las tiendas de toda la vida.

– ¿Sin comercio no hay vida?

– Claro. Si todos los comercios cerramos y las lonjas se quedan vacías, Etxebarri se convertirá en un pueblo fantasma. Con 50 años puedes comprar en cualquier sitio, pero con 70 y 80 ya no. Entonces valoras lo que hay en tu pueblo.

– ¿Les perjudica estar tan cerca de Bilbao y Basauri?

– Sí. Estamos muy bien comunicados, pero eso lógicamente perjudica al comercio. En pocos minutos estás en Bilbao si optas por ir en metro, pero además tenemos supermercados grandes tanto en Basauri como en Bolueta. Muchos vecinos se van a estas superficies y, ante esa realidad, hay personas que no abren aquí un negocio porque saben que no tendrán éxito si la gente se va.

– ¿Qué se puede hacer?

– Está complicado. Los vecinos tienen que darse cuenta de que tratamos bien a la gente, con amabilidad y cercanía. Eso es un plus, además de la puesta en marcha de campañas de fidelización, que ya hacemos. Nosotros seguiremos con nuestras campañas de promoción del comercio local para resultar atractivos. En San Valentín, por ejemplo, regalaremos rosas de caramelo.

– Al comercio también le animan con premios como los del concurso de escaparates.

– Sí. El viernes pasado celebramos una gala en Talka para entregar los galardones. En esta última edición han participado 10 comerciantes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate