El Correo

El alcalde de Orozko advierte de que no pagarán la multa de Bruselas por los vertidos

  • San Pedro recuerda que el Ayuntamiento ya ha tomado medidas y emplaza al Gobierno central, al vasco y a las diputaciones a construir una depuradora

«El Ayuntamiento de Orozko no puede ni asumir la multa ni construir una depuradora con sus recursos propios», asegura su alcalde, Josu San Pedro. La sanción que la Unión Europea impondrá por el vertido de las aguas sin sanear en la zona del Alto Nervión ha supuesto una sorpresa en la localidad porque, aunque se desconoce la cuantía, la cifra podría ser millonaria. Sus dirigentes reconocen que la situación no es nueva, pero consideran que están atados de pies y manos. «En un limbo; no sabemos qué va a pasar», apunta el primer edil. «¿Quién pagará la multa? Nosotros no podemos pagar ni un solo euro, pero tampoco sabemos cómo poner remedio, puesto que no somos los encargados de construir la infraestructura», argumenta el regidor.

En su opinión, la pelota está en el tejado de la Administración central. «Llevamos desde que accedimos al Gobierno local en 2011 preocupándonos por el asunto y manteniendo reuniones para conocer qué podemos hacer, pero es el Gobierno central el encargado de construir la depuradora», afirma. «Tienen que hacerla ya. No sabemos por qué se ha ido retrasando el proyecto», lamenta.

El martes, la Agencia Vasca de Agua, URA, anunció que la infraestructura, que también permitirá aliviar al río de las aguas sucias provenientes de los municipios alaveses de Amurrio, Ayala y Llodio, no estará en funcionamiento hasta 2021, a pesar de que el proyecto lleva encima de la mesa desde la década de los noventa. Pero no es la construcción de la planta la única incógnita. San Pedro desconoce «quién pagará las expropiaciones y las conducciones y tuberías que tendrán que comunicar el centro de Orozko» con una estructura que se ubicará en terreno de Llodio, en la muga con el municipio vizcaíno.

100.000 euros

A su juicio, lo «más importante» es la edificación. «Luego ya las diputaciones de Bizkaia y Alava y el Gobierno vasco se pondrán de acuerdo para costear las siguientes fases al encontrarse municipios de las dos provincias», comenta. Desde Orozko recuerdan que «hacemos todo lo que está en nuestras manos» para paliar la situación y que las aguas vertidas sean lo menos contaminantes posibles. «Seguimos las recomendaciones de URA y hemos puesto de nuestra parte», subraya.

Este año han incrementado un 4,52% la tarifa del abastecimiento para reducir así el déficit de 100.000 euros generado por los tratamientos que están aplicando a las aguas sucias que el municipio produce para reducir al máximo el impacto medioambiental. En los últimos dos años se ha puesto en marcha un plan, de hecho, por el que se acude hasta dos veces cada ejercicio a revisar los pozos sépticos de los barrios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate