Un músico legendario

María Hernández, Lucía Silio, Enrique y Santiago Hernández./Jordi Alemany
María Hernández, Lucía Silio, Enrique y Santiago Hernández. / Jordi Alemany

El baterista Tony Allen, considerado como uno de los mejores del mundo, tocó en la sala BBK dentro del ciclo Music Legends

TXEMA SORIA

Ha comenzado, para el común de los mortales, un macropuente que llegará hasta el próximo domingo. Unos días en los que el personal va a poder disfrutar, tras una larga temporada de trabajo, de un merecido descanso. Ayer por la noche, para todos aquellos que se quedaron en Bilbao, estaban organizados un par de espectáculos de gran altura. En la sala BBK, ubicada en Gran Vía 19, tuvo lugar un concierto que realmente mereció la pena. Estuvo protagonizado por el nigeriano, nacido en Lagos en 1942, Tony Allen, considerado por todos los críticos musicales como uno de los mejores bateristas de la historia. Junto a él, que tiene una sonrisa franca y abierta, subieron al escenario, una vez dieron las campanadas de las ocho de la noche, músicos de la talla de Yann Jankielewicz, Nicolas Giraud, Mathias Allame, Jeff Kellner y Jean-Philippe Dary. Un concierto que reunió a varios cientos de aficionados a la buena música. Aficionados que habitualmente asisten al ciclo Music Legends, que comenzó la edición de este año el pasado 11 de octubre con el concierto de David Knopler, que fuera líder de la banda de rok Dire Straits, y que concluirá el próximo día 22 con la actuación de Kiko Veneno. Conciertos organizados por Dekker Events, que no son sino un aperitivo del festival que tendrá lugar los próximos 29 y 30 de junio del 2018 en el Centro la Ola BBK en Sondika y en el que ya están aseguradas las actuaciones de Steve Winwood y Mavis Staples. Tony Allen, conocido en la villa, que ya estuvo en Bilbao en el año 2015, es un músico autodidacta, que aprendió a tocar la batería con apenas 18 años, mientras trabajaba como ingeniero de sonido para una emisora de radio nigeriana. En 1964 Fela Ransome Kuti le invitó a participar en una nueva banda de jazz, lo que le permitió darse a conocer en todo el mundo. De ahí surgió el grupo ‘Koola Lobitos’. En 1969 con la banda África 70, con la que grabó más de 30 álbumes, recorrió todo Estados Unidos. En esa época la banda desarrolló un nuevo sonido africano, en el que se mezclaban los estilos groove metal, soul, jazz y highlife. Al concierto de ayer en la sala BBK asistieron José Pascual Otalora, responsable de Dekker Events, la empresa promotora que acercó al gran baterista a Bilbao, Carlos Goyarrola, Javier Gorostiola, Rocío Jiménez, las hermanas Ana María y Paquita Villanueva, Jaime Fernández, Carlos García, Javier Ruiz, Álvaro González, Patxi Etxebeste, Asier Lasa, Lucía Silio, María, Enrique y Santiago Hernández. Asimismo se acercaron a la Sala BBK el percusionista Denis Barzaga, Mikel Makala ‘DJ Makala’, Mara Montiel, Pedro Feijoó, Xabier Kaltzada, Enrique Dávila, Jaione Barriuso, Miguel Pomposo, Ieltxu Giménez, Joanes Garmendia, Alaitz Fernández, Marina Marañón, Estíbaliz Gómez y Pablo Sierra. No faltaron a la cita musical Ibon Murias, Javi Sáinz, Jorge Marco, Lander Román, Markel Peña, Juan Carlos Martínez, Pilar Garde, Sergio y Mari Carmen García.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos