Fallecen dos vecinas de Leioa de 86 y 63 años en un accidente de tráfico en Zaragoza

Estado en el que ha quedado el vehículo tras el accidente.
Estado en el que ha quedado el vehículo tras el accidente. / Diputación de Zaragoza

El conductor, hijo y esposo de las víctimas, resultó herido muy grave y tuvo que ser trasladado en helicóptero al hospital de la capital maña

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Un trágico accidente de circulación en Zaragoza sesgó ayer la vida de dos mujeres de 86 y 63 años residentes en Leioa. El conductor del todoterreno, hijo y esposo de las víctimas y también de 63 años, resultó herido muy grave y tuvo que ser trasladado de urgencia en helicóptero al hospital Universitario Miguel Servet de la capital maña. La Guardia Civil investiga las causas de lo ocurrido, ya que no se vieron implicados más vehículos ni se han encontrado restos de frenadas en la calzada de la AP-68.

Lo único que hasta ahora tienen claro los agentes que inspeccionaron el lugar de los hechos, en el kilómetro 257 de la autopista sentido Zaragoza, en el término municipal de Luceni, es que el coche, un Ssangyong Rexton, «iba a velocidad, al menos más de 100 kilómetros por hora», según informaron portavoces del cuerpo. La Guardia Civil mantiene abiertas todas las hipótesis, entre ellas que el varón se viese afectado por la somnolencia o por algún tipo de «enfermedad súbita» que le llevase a perder el control del volante. Sólo así se explicaría, a su juicio, la virulencia del impacto registrado a las cuatro de la tarde, ya que el automóvil quedó completamente destrozado y los cuerpos atrapados en su interior hasta que efectivos del cuerpo de Bomberos de la Diputación provincial cortaron el techo para sacarlos.

Al margen de las conclusiones definitivas, la Guardia Civil interpreta que el vehículo no realizó el ligero giro a la izquierda del tramo que atravesaba. Antes del punto exacto del accidente hay un túnel que atraviesa la calzada, por lo que en ambos márgenes cuenta con guardarraíles que se hunden en el asfalto, y justo antes de uno de ellos es por donde se habría precipitado el vehículo hacia un talud ubicado a su derecha. Después de dar varias vueltas de campana, el coche habría chocado contra una estructura de hormigón -que quedó destrozada-, antes de caer definitivamente a la vaguada del paso subterráneo.

Dos kilómetros de retención

Hasta el lugar se desplazaron un vehículo de intervención rápida del parque de Bomberos de Ejea, pero a pesar de sus esfuerzos por extraer a las víctimas, no pudieron hacer nada por salvar la vida de las dos mujeres. También participaron sanitarios del servicio de urgencias 061 que, al constatar la gravedad de las heridas del conductor, decidieron realizar su traslado por aire para evitar cualquier riesgo.

Fuentes de la Dirección General de Tráfico confirmaron que el accidente ocasionó alrededor de dos kilómetros de retenciones, ya que el helicóptero tuvo que aterrizar en la propia calzada. Operarios de carreteras se encargaron de limpiar la zona para devolver la normalidad al tráfico poco después.

Fotos

Vídeos