Un motorista rompe con el casco la ventanilla del conductor de un Bizkaibus

Un motorista rompe con el casco la ventanilla del conductor de un Bizkaibus

El joven se cayó de la moto y la emprendió a golpes contra el chófer del autobús la semana pasada en la calle Autonomía de Bilbao

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Los conductores de autobús siguen siendo el blanco de las iras. Esta vez le ha tocado el turno a un chófer de Bizkaibus de la línea 3923 Bilbao-Durango-Elorrio. Ocurrió la semana pasada. El autobús estaba parado en un semáforo de la calle Autonomía, que cuenta con un carril bus. Cuando se puso en verde, inició la marcha y junto a él una motocicleta. Según ha explicado a sus compañeros, sin que hubiera contacto entre los dos vehículos, el motorista resbaló sobre el asfalto mojado y cayó al suelo.

«Se levantó todo mosqueado y la emprendió a golpes con el casco contra la ventanilla del conductor, que se rompió y saltaron los cristales», ha contado el conductor afectado a sus colegas. El motorista le insultaba y amenazaba y él optó por mantenerse en su sitio y no abrir la puerta. En lugar de responder a la agresión, decidió llamar a la Policía Municipal de Bilbao. Una patrulla se presentó en la calle Autonomía, escuchó su versión y tomó todos los datos. El chófer ha presentado una denuncia y la empresa reclamará los daños en el vehículo. No sufrió ninguna herida y ha seguido trabajando con normalidad. «Los insultos y amenazas son algo habitual», lamenta uno de los conductores que cubre este tramo Bilbao-Elorrio desde hace 20 años. En esta misma línea se produjo otro ataque hace un par de semanas.

Amenaza con un cuchillo

Un viajero, con aparentes problemas mentales, amenazó con un cuchillo a un chófer de Bizkaibus de la línea 3923, el pasado 12 de junio, según denunció el comité de empresa de Pesalur SA. Sus compañeros convocaron una concentración para una semana después, el 19 de junio, frente al Palacio foral, con el fin de mostrar su «preocupación y repulsa» ante lo que consideran un «problema estructural» que necesita «soluciones urgentes». Barajaron la posibilidad de repetir la protesta ayer, aunque finalmente el acto fue desconvocado.

Según explicaron fuentes del sector, el pasajero se encontraba en el autobús cuando extrajo un arma blanca y amenazó al conductor para que detuviera la marcha dando explicaciones incoherentes. El individuo se bajó después del vehículo. El caso ha sido denunciado ante la Ertzaintza. En una nota de prensa, el comité de empresa pidió a los trabajadores «calma y profesionalidad», así como que aporten «ideas» para atajar «esta lacra de insultos, amenazas y agresiones» por parte de una «minoría de viajeros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos