Moneo atribuye los daños en la fachada de la biblioteca de Deusto a un problema de «dilatación» de los materiales

Las obras de reforma se prolongarán hasta noviembre./Luis Ángel Gómez
Las obras de reforma se prolongarán hasta noviembre. / Luis Ángel Gómez

El autor del edificio justifica los exteriores de pavés, «frecuentes en la arquitectura contemporánea desde los años 30»

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Rafael Moneo, autor del edificio que acoge la biblioteca de Deusto, explicó ayer a este periódico que es «difícil de precisar con exactitud» las razones que han provocado el desprendimiento de algunas piezas de pavés de la fachada del centro académico, El premio Príncipe de Asturias atribuye los desconchones y serios desperfectos a la «muy distinta dilatación» que han experimentado «las fachadas norte y sur». La institución académica reformará por completo el exterior del emblemático edificio nueve años después de su inauguración, aunque en 2016 ya llevó a cabo distintas medidas preventivas tras la caída de dos losetas de cristal, de 7,5 kilos de peso cada una. También se vio obligada a retirar entonces otras 58 piezas ante el riesgo de desplome.

Moneo asegura que «la hipótesis más fiable» para justificar los daños registrados obedecería a las distintas reacciones de dilatación de los elementos que conforman la fachada. Los trabajos de restauración, que se prolongarán hasta noviembre, han comenzado por la cara sur, que mira a la plaza Euskadi y Torre Iberdrola, al tratarse de la más afectada. «La intervención que se proyecta considerará superficies sometidas a dilataciones más reducidas para intentar evitar que se produzcan nuevos desprendimientos», señala Moneo.

Pese a los daños ocasionados, el arquitecto navarro justifica el acondicionamiento de paredes de pavés. «Han sido frecuentes en la arquitectura contemporánea desde los años 30», recalca. Recuerda que Pierre Chareau apostó por esta técnica en 1928 para la construcción de la Maison de Verre de París y que Renzo Piano también utilizó ladrillos de vidrio para levantar, entre 1998 y 2001, la Maison Hermès de Tokio. La biblioteca de Deusto, creada para albergar los 900.000 libros de la institución universitaria, ha seguido «criterios constructivos no muy distintos», aclaró.

Moneo, ganador también del Pritzker de Arquitectura confirmó ayer que de la reparación se encargará Construcciones Amenábar, empresa que edificó la mayor biblioteca de Euskadi. El arquitecto expresó que su estudio ha estado «pendiente en todo momento de este asunto» y manifestó su deseo de colaboración para «solucionar el problema». Por su parte, fuentes de la Universidad de Deusto eludieron concretar ayer el coste de los trabajos de reforma, así como el responsable de sufragarlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos