Más de la mitad de los vizcaínos se confiesan católicos

Más de la mitad de los vizcaínos se confiesan católicos

El 57% de los consultados por Ikerfel para el Obispado muestran su fe pero sólo el 36% se reconoce como practicante

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Bizkaia es mayoritariamente católica. Un 57% de los encuestados por Ikerfel muestran su fe aunque solo el 36% acude regularmente a los templos, según el II Estudio sobre la Percepción de la Iglesia en Bizkaia, que ha sido presentado hoy por el Obispo de Bilbao, Mario Iceta. El porcentaje de católicos experimenta un leve incremento respecto de 2013, cuando se realizó el primer estudio, y sube cuatro puntos desde el 53% al 57%. Cuatro de cada cinco católicos vizcaínos respaldan «la labor de dinamismo e innovación del Papa Francisco». Los vizcaínos ven a la Iglesia de Bizkaia como «solidaria, que atiende a los enfermos, y comprometida» pero le piden que «se muestre más moderna, transparente y ejemplarizante».

Iceta no dudó en radiografiar las cuentas del Obispado. «Las aportaciones de los fieles y los donativos suponen el 71% de los ingresos de la diócesis, que se autofinancia al 80%». Las subvenciones representan un 13%. La mayor parte de la inversión, el 44%, va a Cáritas, misiones, y Manos Unidas. Así se logra atender a 10.519 personas en exclusión -a 124 se les ayudó a acceder a una vivienda y a casi 1.000 con ropa-, acompañar a 4.025 enfermos graves y dar cobijo a 60 refugiados solicitantes de protección, entre otros colectivos. Es una muestra del trabajo ingente de sacerdotes y religiosos pero también de una red compuesta por más de 5.000 voluntarios y 300 misioneros que partieron desde nuestro territorio histórico hacia India, Madagascar, Haití, Congo, Bolivia, Guatemala y otros países.

Entre los planes de futuro próximo, más allá del tradicional Gesto Diocesano que mañana regresará las 9,30 horas al parque de Doña Casilda, el Obispado planea abrir en San Nicolás un punto de reunión para «personas que sufren soledad y desarraigo», tanto aquellos que llegaron de fuera como quienes nacieron aquí. Los responsables de Cáritas han insistido hoy en una realidad grave y conocida: «La precariedad y la vulnerabilidad se están asentando a largo plazo». En vísperas de la I Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco para este domingo, ese drama cotidiano se agrava. «La pobreza se cronifica y se transmite de generación en generación», apuntó Carlos Bargos, director de Cáritas. La Iglesia sigue siendo uno de los principales diques de contención.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos